¿Nos habla el Universo?

En estos momentos me encuentro pasando por lo que percibo es el momento más difícil de mi vida. Me he visto en la necesidad de recurrir a diversas lecturas que ayuden a aclarar lo que pasa en mi mente y corazón. En su mayoría libros, pero también he recurrido a las redes sociales en búsqueda de frases que me “ayuden” en “algo”.

Esta búsqueda me ha llevado a encontrar múltiples frases en donde aquello que llamamos “el Universo” forma parte importante de las mismas. Frases que van desde “esto que te esta ocurriendo es porque el Universo quiere que aprendas algo”, “esta es la forma en la que el Universo te responde” o “todo en el Universo tiene una razón de ser, no interfieras en su curso”, etc, etc, etc.

Si las analizó con mi mente racional y ordinaria, todo parece ir bien. De hecho en realidad “ayudan” a estar mejor; porque claro, responden a mi necesidad de afirmar “algo” en mi. Veamos un ejemplo: Quiero cambiar de trabajo porque estoy insatisfecho en el que me encuentro ahora. Obviamente en nuestra mente y corazón estará sembrada la duda y de alguna forma debemos aliviarnos. Así que nos metemos en las redes sociales a buscar “algo” que nos “ayude”. Y de pronto aparece una página llena de frases lindas y una de ellas dice: “Esto que te está pasando es la respuesta del Universo a tu necesidad de cambiar” o algo por el estilo. Entonces, nos sentimos no sólo escuchados, sino comprendidos (hasta ahí para mí queda la parte positiva de estas frases); pero esto parece ir más allá. Creemos que verdaderamente a partir de nuestra experiencia “el Universo” nos está diciendo eso…que TENEMOS que cambiar.

Entonces tomamos valor y salimos corriendo por la mañana a renunciar a nuestro “horrendo” trabajo; sin siquiera cuestionar hasta que punto la frase está hecha a la medida de nuestra duda. Vamos y presentamos nuestra renuncia. Salimos “satisfechos” y “seguros” de haber hecho “lo mejor” porque eso es lo que “el Universo tenía para nosotros”. Días, semanas o meses después nos damos cuenta que ese trabajo ni era “horrendo” y que en realidad nuestra insatisfacción provenía de otras necesidades personales que fueron ignoradas totalmente por la idea de que efectivamente “el Universo nos ponía en esa dificultad porque debíamos cambiar”. Fin de la historia.

Espero logren percibir lo riesgoso que esta situación puede llegar a ser. Y si no, intentaré explicarme. Iré por partes.

Primero, ok habrá quien piense; “pues si, pero al final esa persona quería cambiar de trabajo, y gracias a ello lo logró”. Ok, estoy de acuerdo; el riesgo no está en el cambio en si, sino en la ligereza con que ese cambio fue tomado. En ningún momento la persona se tomó un tiempo real (sí, real) para pensar y sentir (sí, las dos) en si realmente necesitaba ese cambio o, sólo quería cambiar algunas cosas o, no quería cambiar en lo externo, sino en lo interno. Que se yo…las miles de opciones que existen en la mente humana. Entonces su “cambio” fue elegido a partir de una mente limitada y un corazón limitado, que solo observaba una parcialidad de la decisión y por lo tanto de las consecuencias. Para mí ahí es donde todo empieza a ir mal.

Segundo problema que observo: nunca hubo un cuestionamiento a la frase leída. Es decir la frase llegó a la mente y el corazón de esta persona como un “mensaje del Universo”, incuestionable por venir de “algo superior”. Esta persona seguramente no pensó que tal vez su necesidad de encontrar una respuesta lo llevó a dejar de fijarse en la interpretación tan superficial que el mismo hizo a la frase. “Si el Universo me mando esto es para cambiar, entonces a cambiar se ha dicho”… Me pregunto : ¿donde queda la capacidad de discernir del ser humano?, ¿Donde queda la capacidad de decidir conscientemente?, ¿Donde queda esa persona consciente?

Ok, tal vez dirán: “pero entiende esta persona no puede discernir, no puede decidir y mucho menos hacerlo conscientemente, !por eso está como está¡ Ok, lo acepto; pero esto evidencia algo para lo cual el mundo siempre nos ha preparado: para no pensar y sentir por nosotros, sino obedecer a los demás y convencernos que lo hacemos voluntariamente, y más grave aun; que ellos no influyen en nosotros, sino que nosotros “decidimos” que tomar y que no. Estos mis amigos tiene es la base de otro problema…

Si nunca he cuestionado a nadie ¿Debo yo un ser humano cualquiera cuestionar los mensajes del Universo? La respuesta es…depende. Y si depende que ser humano quieras seguir construyendo. Seguramente si crees en que “el Universo” te habla eres de aquellos que creen que”todo tiene un sentido, que los tiempos son perfectos y que lo que será, será”. Y además que “no debemos interferir en sus planes, porque entonces lo que suceda no será lo que debía suceder, sino lo que nosotros forzamos sucediera”.

De corazón deseo noten lo peligroso del pensamiento anterior…las cosas suceden, yo no puedo hacer nada contra lo que el Universo quiere para mi. Así que confiemos en el Universo” Este tipo de pensamiento es lo más alejado de una vida consciente, aunque puedo entender de donde proviene. Muchas de las cosas que aprendemos día a día nos refuerzan la idea de que las cosas ya iban a pasar así, y que por lo tanto no había “nada que hacer”, y que además “algo o alguien” ya tiene planes trazados para nosotros en los que lo mejor es no interferir, porque al esos planes venir desde “lo alto” seguro son mejores que lo que podamos decidir nosotros.

Y aquí tenemos muchos ejemplos, en este momento se me ocurre el tan utilizado “Que sea lo que Dios quiera”. Haber…haber…haber, y ¿porque Dios tendría que cargar con nuestra decisión? Imaginen al pobre cargando con la decisión de toda la humanidad que decide no solo creer en él, sino depositar en él la solución a sus problemas. Pobre Dios, ha de estar vuelto loco. Y ademas agreguen que debe pensar en que su solución debe dejar en claro que fue “lo mejor” para la persona; aunque esto le haga sufrir hasta sentirse morir o ser feliz hasta perder el control; la “decisión de Dios o su plan” debe tener un sentido para esta persona. Debe verse que para algo sirve. Pobre de mi amigo Dios…

Aquí quiero abrir un importante paréntesis; amigos…no confundamos las prácticas que promueven la conciencia y el desarrollo del ser; con aquellas esotéricas, terapéuticas, pseudoreligiosas, filiales, amistosas, etc.; que se valen de entidades externas (Dios, el Universo, las deidades, Buda, el terapeuta, el amigo, etc) para dar mensajes que deben ser seguidos y donde no debemos interferir, solo obedecer. Y tengan cuidado, generalmente estas prácticas suelen tener técnicas tan sutiles que lograran convencernos que “no han influido en nada en nuestra decisión”, que en realidad nosotros somos 100% conscientes de lo que hacemos. Aquí quiero retomar algo que dicen decía el Buda: “siempre cuestiona todo, ni siquiera creas lo que yo te digo”. A veces imagino a todas las deidades o figuras espirituales que cada quien elige tener riéndose molestos por ver lo que las personas hemos hecho con sus mensajes de libertad. Eso me da tristeza… se cierra paréntesis.

Ahora me surge una problemática y pregunta mucho más simple: Si el Universo es tan sabio  que conoce lo que va a pasar con mi vida según sus planes, ¿en realidad necesita a una persona que escriba sus frases, le ponga una imagen linda y las publique en una red social? Seguramente no… ¿no puede encontrar una forma más sabia de hacerme llegar su mensaje? Estoy seguro que sí…

Con todo lo anterior no quiero cuestionar la idea de que algo superior a nosotros pueda o no existir. En realidad si creo hay algo, solo estoy convencido que esa entidad no tiene un plan para cada uno de nosotros y que su única regla sería la de “construye tu propio plan y deja de escuchar tanto a los demás, incluso aunque te digan hablan por mí”. Al final, ¿quien tiene la prueba real y tangible de que si yo “renunció a mi empleo” eso era lo que el “Universo” quería para mi? Que tal si eso solo pone en evidencia la irresponsabilidad e inconsciencia personal con que llevo mis elecciones, dejando que el “no elegir” sea paradojicamente “mi elección”. Ven el problema en esto…estamos dejando de elegir por dejar actuar al Universo.

Y en ese dejar de elegir el Karma actuará (la ley de causa y efecto), ese sí nunca falla. ¿Como creo actúa el Karma? Pues si no tomo con mi mente y corazón decisiones, entonces no pasará nada y la consecuencia karmatica de ello es la inevitable pérdida de algo. Al no elegir siempre perdemos la opción que nuestra decisión de actuar pudo traer a nuestra vida. En el ejemplo del trabajo la persona parece “actuar” al renunciar, cuando en realidad no actúa por si mismo; sino convencido de que eso “debe hacer” porque “el Universo se lo dijo en una frase”. Yo llamaría a esto, una acción no consciente y automanipulada. Si yo no hago…el Karma lo hará por mi…no el universo. Si dejo de hacer, no pasará nada. Asi de simple. No nos engañemos más. El Karma hará lo que tu conscientemente no te atreviste a hacer.

Retomando de nuevo el ejemplo del empleo, ¿que tal si ese empleo era el empleo de su vida? y su incapacidad de decidir conscientemente lo alejo de él. También está la otra opción ¿Que tal si elige quedarse y le va efectivamente mal toda su vida? Sea la respuesta que sea, es algo que nunca sabremos y ¿por qué? … Porque el sujeto no se atrevió a actuar con mente y corazón, sino solo a obedecer las palabras “del Universo”.

Amigos, yo creo que el Universo sí tiene mensajes que darnos; pero no creo sean mensajes tan mundanos como los que nos gusta leer en libros de autoayuda o internet; escuchar de amigos o familiares o; registrar en una terapia…no. Para mi su mensaje sería: “Sal al mundo, experiméntalo; date y da a otros la oportunidad de equivocarse y perdona; ve a vivir y deja de seguir mis planes…construye día a día los tuyos; no me cargues a mi tus decisiones, mejor ve y actúa; y por último usa aquello que sólo tu tienes y úsalo conscientemente: tu corazón y tu mente”.

Si son de los que creen en el Universo (Dios, la energía, etc) creo que la mejor forma de agradecer su existencia es haciendo algo consciente de nuestra vida. Lean bien..haciendo, no esperando.

No crean todo lo que escribí…el objetivo justo es llevarlos a dudar. Vamos…duden  hasta de los planes del Universo. ¿A poco Jesús y Buda fueron tan obedientes? Por ello si lograron escuchar al Universo, y no autoengañarse.

Sean felices…

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s