Cuando nada es suficiente

frase-hay-suficiente-en-el-mundo-para-cubrir-las-necesidades-de-todos-los-hombres-pero-no-para-mahatma-gandhi-112703

¿Nunca han pensado en que pareciera como si para el ser humano nunca fuera suficiente lo que se tiene?

En el Budismo se habla de dukkha para intentar describir esta experiencia. Si bien esta palabra suele tener distintos significados, uno de ellos y el que es retomado constantemente es el que la traduce como “insatisfacción“. Se dice que toda experiencia y todo en la vida es potencial fuente de insatisfacción. Intentaré explicarles porque.

Pensemos que tenemos una casa, o un auto, o una relación (no importa, el objeto no es relevante) que siempre deseamos. Que estábamos seguros que al tenerla íbamos a estar mucho más contentos y plenos. Resulta que aquí y ahora finalmente lo tenemos y por un rato (igual no importa la unidad de tiempo), efectivamente, “somos” felices.

Pero, pasado ese periodo de “felicidad”, nos viene a la mente la fabulosa idea de que eso ya no es suficiente e incluso la convicción de que necesitamos algo más. Buscamos por todos lados la prueba de que esto ya no es suficiente, y si alguien se atreve a decirnos que tomemos las cosas con calma y evaluemos la situación, respondemos con furia: !Que no ves que esto ya no vale la pena!. O no tanto así, pero seguro en un tono parecido. O tachamos de mediocre y sin aspiraciones al pobre que se atrevió a aconsejarnos.

Bueno, continuamos con esa convicción y ello nos lleva a buscar cualquier medio para alcanzar esta “nueva felicidad”. Y les aseguro que sabemos como continua esta interminable historia de insatisfacción tras insatisfacción.

Cuando leí esta frase de Gandhi (mi amado Gandhi) pensé en esta situación y dije: ¿ha de ser genético el asunto de la codicia? Digo , al final parece estar incrustado en todos y en muchas formas. Pero no, no viene con nosotros y yo tengo una hipótesis de donde pudiera venir..

Pudiera pensar que proviene de esa (perdón por la palabra) estúpida idea de que el ser humano siempre debe querer más, sino es

no es nadie. Vean cuantas personas estudian no por amor (lo mismo con el trabajo) sino por ser “alguien”, sin darse cuenta que si bien les va parecen ser algo. Creo que cuando Gandhi observó esa codicia entendió que debía luchar no contra un gobierno, sino contra una estructura mental mundial. Y afortunadamente logró tocar algunas mentes.

Hoy no quiero decirles que no aspiren a nada en la vida o que vivan conformes con lo que tienen. Solo les pido que evalúen que si hoy están tranquilos, ¿qué tanto vale la pena arriesgar esa tranquilidad?, o mejor aún, si ahora no son lo felices que quisieran; ¿eso los hará felices?. O sería mejor cuestionarnos nuestra necia codicia.

Yo solo lo dejo hasta aquí. Sean verdaderamente felices.