La pareja espiritual

“El arquetipo de una pareja espiritual promulga la relación entre iguales
-con el propósito de crecer juntos- y cada día emerge más de nuestra conciencia,
como parte del viaje consciente de la humanidad hacia una percepción
multidimensional del auténtico poder: el poder de la unión, interna y externa”

Toda relación de pareja puede formar parte de nuestra senda espiritual. El lograr esto involucra dejar de lado muchas de las concepciones tradicionales que tenemos sobre lo que es una pareja, pero sobre todo la manera de funcionar de esta. Es estar dispuesto a llevar la relación a niveles alejados del “ego” y con ello llevar a un nivel trascendental la relación con el ser amado.

La espiritualidad dentro de la pareja fomenta :

  • El saber escuchar las necesidades de la propia relación, recordando con ello que ninguna relación es igual a otra.
  • El reconocimiento mutuo de la libertad del otro y de sus posibilidades de transformarse.
  • La pareja se transforma en una compañía de vida más que en algo que pareciera  formar parte de nuestras pertenencias.
  • No buscar cambiar al otro, se le acepta tal y como es, ayudándole a contactar con ello solo a partir de nuestra presencia.
  • Estar ahí para ayudar al avance del otro, respetando el ritmo particular de cada quien.
  • Reconocer que cada uno es autosuficiente y no dependiente del otro. Hay amor más no apego.
  • La ausencia de dominación o posesividad. Aprenden a explorar la vida juntos, confiando siempre el uno en el otro.
  • Volverse aliados en el camino del crecimiento personal, pero sobre todo del camino a la evolución de la conciencia.
  • Un compromiso verdadero de amarse y apoyarse entre ellos. Pero ademas amar de la misma forma a todos los seres que les rodean.
  • Se reconoce la importancia del desarrollo personal pero al mismo tiempo se fomenta romper las barreras egoicas del yo abarcando a los demás.
  • La vida en pareja se basa en principios más que en reglas.
  • El reconocimiento de la presencia del cambio en la pareja misma, con lo que se promueve la adaptación ante el mismo antes que su rechazo.
  • Preguntarse que es lo que buscan en conjunto; se posee un plan de vida en común. Aceptando que aunque somos diferentes y andamos de manera diferente podemos andar hacía un mismo punto.
  • Buscar siempre el camino medio en toda diferencia. No se trata de hacer lo que uno u otro quiera; sino comunicar las necesidades propias, escuchar las del otro y llegar a un punto medio.
  • Se busca que cada uno se convierta en el ser más desarrollado que pueda ser y compartirlo con el otro. No se hace feliz al otro, se comparte la felicidad y esto crea felicidad en la relación.  Dicen que la felicidad es lo único que crece cuando se comparte.
  • Contactar con el otro alejándonos de nuestras proyecciones. Aprendemos a amarlo por lo que es y tal y como es; no porque es como nosotros queremos que sea.
  • Comprender que el unir las manos no es un mero acto físico, sino una señal de compañia, presencia y apoyo.

Comprender realmente todo esto conlleva un percatamiento de que el verdadero amor va más allá de todo lo que conocemos. La pareja se constituye entonces como un aliado para hacer germinar el verdadero sentido del amor. Un amor ilimitado e inconmensurable. Somos complices y aliados para alcanzar la verdadera felicidad y conocer el verdadero amor; contactamos con todos y con todo (incluyendo a nuestro compañero de vida) a partir de una visión superior del amor.  Compartimos dentro de la pareja la esencia del verdadero amor lo que la lleva a experimentar la vida de una forma más real, consciente, feliz y plena.  Es experimentar nuestra vida en pareja para el beneficio de todos los seres, dentro de los que por supuesto estamos nosotros. Es comprender que tan importante es el “yo”,  el “nosotros” y  el “todo”; de hecho en su estado mas elevado seria comprender que esta separación es solo ilusoria. Que el “yo” como tal no existe, que el “nosotros” describe solo una forma de relacionarnos y que el “todo” siempre esta ahí. Es lograr contactar con nuestro compañero de vida a partir de nuestra esencia más luminosa.

 Cada quien es libre de decidir como conducir su relación, pero me parece que el retomar esta forma de vida inevitablemente llevará a que nuestra relación sea muy satisfactoria y que realmente se promueva la felicidad.  Al final cuando decidimos andar el sendero de la vida con otro ser, lo que buscamos es ser felices. Que mejor que compartir esto con la persona que ha logrado que conozcamos una parte tan hermosa del amor, que es el amor hacía otro.

Sean felices.

 

El Samadhi Perfecto

Con este post llegamos a la rama final del Noble Sendero Octuple (por supuesto solo en su forma teórica). Hasta ahora he escrito mucho sobre las 7 ramas que preceden a el Samadhi Perfecto, pero al llegar a esta octava rama del sendero hay poco que decir, o mejor dicho poco que comprender intelectual y conceptualmente. No quiere decir que no haya contenido en el Samadhi Perfecto, sino que este contenido no es accesible mediante la mente racional; se accede a el solo por la experiencia directa. Y tal vez la palabra “acceder” se queda corta; mejor seria pensar en “experimentar”. Pensando en una analogía burda les diría que es como intentar describirle a otra persona un hermoso paisaje; podremos describirlo con mucho detalle pero la otra persona nunca sabrá a plenitud de lo que se habla hasta que no la llevemos a ese lugar y lo experimente. En resumen, nunca podremos transmitir la experiencia directa de algo, si acaso solo haremos una aproximación conceptual, útil pero limitada. Esto aplica para todas las ramas del sendero, pero especialmente para esta última. Así que trataré de ser lo más explícito posible, tomando en cuenta las limitaciones antes mencionadas.

La palabra Samadhi significa el estado del ser firme y establecido. Es el ser establecido en cierta disposición de conciencia o atención consciente, en otras palabras, es cuando el ser a logrado la Iluminación, la Budeidad o el estado de despertar. En otros textos también se puede encontrar que Samadhi hace referencia al solo hecho de lograr una buena concentración. Ninguna de las dos referencias es errónea (de hecho son complementarias como veremos mas adelante) pero hay que decir que cuando se habla de Samadhi Perfecto, no se habla de solo lograr concentrarnos (cosa que con dedicación y algo de esfuerzo podemos lograr en poco tiempo) sino de el alcance de la Iluminación. Es el fruto de transitar un sendero de completa transformación. Es cuando la Visión Perfecta ha empapado todo el ser y no se percibe otra manera de experimentar el mundo.

Para transitar del Samadhi como concentración al Samadhi como Iluminación hay que ir por diferentes estadios o etapas de evolución de la conciencia.

Primero hay que lograr el estado de Samatha, que hace referencia a un estado de “paz, tranquilidad o quietud”. Es cuando el pensamiento discursivo de la mente se reduce hasta ser casi imperceptible o en algunos casos desaparece por completo. No quiere decir que no pensemos, sino que nuestras energías mentales están integradas en una sola corriente de pensamiento que evita el caos en nuestra mente, este caos es el que menciono como pensamiento discursivo, o mejor dicho el pensamiento rumiante. Que no esta enfocado a nada, solo esta ahí sin motivo alguno y altera a todo el ser. Samatha comienza por la concentración en un objeto material, luego se avanza gradualmente hacia un objeto sutil para al final absorbernos en este objeto sutil. Con esto se experimentan los tres grados de Samatha o paz.

Después de Samatha sigue una forma de experiencia que se le ha llamado Samapatti. Este estado se refiere a los logros que vamos teniendo como resultado de la practica de la concentración pero que no llegan a ser propiamente experiencias de un Iluminado. En palabras de Sangharàkshita “representan una sola serie de experiencias espirituales progresivas, que introducen y preparan el camino para la que le sigue“.

Estas experiencias surgen más por la práctica inusual para nuestra mente de la concentración que en si mismo una evolución realmente espiritual. Como cité arriba a Sangharákshita, son solo “experiencias que preparan” pero nunca deben ser vistas com verdaderos avances espirituales o el logro ultimo de nuestra meditación o vida espiritual. Es muy probable que si meditamos mucho y logramos una mejor concentración, estas experiencias se presenten. Pero esto es debido a que con una mejor concentración “refinamos” la experiencia de nuestra mente y experimentamos aspectos de ella que antes eran inconscientes.

Sangharákshita describe algunas de las experiencias más comunes en Sammapatti como son: ver luces de colores, oler algo, escuchar voces internas, ver imágenes de paisajes, figuras o mandalas, ver caras u ojos, cambios en el peso del cuerpo, cambios de temperatura, etc. Estas experiencias surgen también gracias a que todo el ser ser se vuelve mas sutil y refinado. Por eso digo que son importantes pero no son las experiencias mas importantes, ni hay que regocijarnos tanto en ellas o sentirnos miserables si nunca experimentamos alguna de ellas. Recuerden que como en toda experiencia, esta varia de persona a persona.

Sangharákshita también nos dice que existen otras “experiencias mas importantes como son la felicidad interna, la dicha y el éxtasis o una paz que impregna todo nuestro ser“. Pero existe una experiencia en la que se funde Samapatti con Samadhi y es la de tener destellos de La visión clara.

Retomo de nuevo la excelente explicación que hace Sangharákshita donde nos dice que “es como si de repente se abriera un velo, y por un solo instante, viéramos las cosas como son. Luego el velo se cierra pero hemos tenido una visión breve o un destello. Posiblemente comprendamos en un instante la verdad de una enseñanza que conocíamos desde hace mucho tiempo, pero que nunca habíamos penetrado o acerca de la que nunca habíamos teñid algún tipo de introspección. Cuando tenemos este destello de visión clara sobre esta verdad, sobre esta realidad, nos damos cuenta que antes no sabíamos absolutamente nada de ello. No es que antes lo hubiéramos comprendido parcialmente, nos damos cuenta que en realidad no tenia ningún valor“. Y no se refiere a que no “valiera nada”, sino que como les decía lo conocíamos en su forma conceptual pero no lo comprendíamos como experiencia directa.

Y llegamos al Samadhi Perfecto que es el logro de la Iluminación o el despertar. En ocasiones este se describe como la supresión de los asravas. El primero es kamasrava y es la supresión del deseo de la experiencia sensorial en si misma; el segundo es bhavasrava que es la supresión del deseo de cualquier forma de experiencia que no sea la iluminada y el tercero que es avidyasrava la supresión de la inconsciencia. Desde esta perspectiva el Samadhi Perfecto es un estado en que las experiencias sensoriales y materiales no significan nada, no hay deseo de seguir la vida condicionada y solo se busca el seguir el sendero del Nirvana.

Existe otra descripción del Samadhi Perfecto pero en términos de tres diferentes dimensiones del mismo. Primero se le menciona como el Samadhi “sin conceptos”. Esto se refiere a tener una experiencia de la existencia alejada de todo pensamiento discursivo y conceptualización. En una segunda dimensión se menciona el Samadhi “sin dirección”, que se refiere a que no existe una preferencia particular hacia algo, simplemente se esta donde esta. Y por ultimo se menciona el Samadhi ” de la vacuidad”. Aquí me ayudare de nuevo de Sangharákshita para intentar dar una aproximación a esta dimensión del Samadhi. Se nos dice que “es una experiencia en la que todo se ve como si tuviera una sola característica. Nosotros vemos las cosas con diferentes características; algunas cosas son buenas, otras malas; agradables o desagradables; del pasado, presente y futuro, etc. Sin embargo en esta dimensión todo se ve como si tuviera la misma característica: todo es Shunyata, todo es realidad“.

Como ven no es sencillo explicar esta ultima rama del sendero. Explicar experiencias es de lo mas difícil de hacer, no importa cuantas palabras se utilicen nunca podrán cubrir la totalidad de la misma.

Toda la explicación del Noble Sendero Octuple que he realizado ha sido con fines de exponer el camino de vida que sigue un budista. Nunca lo quise reducir a una serie de pasos de autoayuda. Espero haber logrado al menos que ustedes tuvieran una visión conceptual de este sendero de transformación. Ahora les queda el llevarlo a la experiencia, recuerden que de nada sirve haber leído esto o comprarse muchos libros si todo se queda en el nivel intelectual. Probablemente seremos “mas inteligentes” pero no estaremos cerca de alcanzar la Iluminación o por lo menos un desarrollo espiritual. Aclaro que todo lo escrito no sustituye la practica, nunca será así. Trate de hacer estos post con un lenguaje sencillo de comprender, pero que debe ser tomado con la profundidad que se merece.

Recuerde que si se comprometen en la practica del Noble Sendero Octuple, su vida realmente se transformará. El Sendero no son 8 etapas que se sobreponen, es en si mismo un verdadero proceso. Un proceso en el que cada paso que demos nos desarrollara en todas las ramas del Sendero. Así que no esperes experimentaron de forma aislada, rama por rama; el Sendero se experimenta como un proceso de crecimiento acumulativo y homogéneo. Si andamos una rama inevitablemente andaremos por las demás, lo importante es siempre seguir andando.

Agradezco su atención a esta serie de 8 post y quisiera terminar diciendoles que por supuesto yo no soy un Iluminado, ni un Buda; pero si alguien que ve en esto un camino hacia un desarrollo total del ser. No se en donde me encuentre, pero les aseguro que cuando se comienza a andar, la transformación viene. No esperen nada, para “bien o para mal”, no les prometo nada “bueno o malo”. Solo les comparto esta sabiduría ancestral y los invito a llevarla a su vida. No necesitan convertirse en budistas, pero si estoy seguro que este sendero ayudara a llevar una vida mas ligera sin importar si alcanzan o no la Iluminación. Un maestro alguna vez me dijo que la iluminación se alcanza por el trabajo acumulado de muchas vidas, así que desde ese momento me deje de preocupar por iluminarme en esta pero si hago todo lo posible por lograrlo.

Sean felices