El Habla Perfecta

La segunda principal forma en que establecemos comunicación con otros seres vivos es a través del habla (la primera forma es la comunicación no verbal o el lenguaje corporal). Además ella se establece como el medio mediante el cual se expresan nuestros procesos internos; nuestras voliciones, cogniciones, emociones, visiones, pasiones, etc. Se dice que existen entre 3,000 y 5,000 diferentes lenguas en el mundo, y por lo tanto   muchas miles más de interpretaciones de la realidad.  Miles de datos podría darles sobre el habla y sus interesantes componentes; pero solo he retomado esta información para dar pie a el tema que hoy me compete y que da continuación al Noble Sendero Óctuple budista. Me refiero a la tercer rama de este sendero: El Habla Perfecta.

Retomemos… la Visión Perfecta  no es una mera visión intelectual del mundo; es una visión trascendental de la existencia. Es mucho más real, personal, profunda y verdadera que cualquier compresión intelectual. Esta Visión Perfecta cuando es adquirida no debe quedarse en los altos niveles más alla de la vida práctica; por el contrario, debe ir encontrando su manifestación paulatinamente en nuestra vida cotidiana. La Emoción Perfecta es el descenso de esta Visión Perfecta a la vida emocional; volviéndola de una burda y visceral a otra refinada y lúcida.

El habla en general es de suma importancia para el Budismo y muchas otras tradiciones, ya que a través de ella es que podemos extender nuestra vida espiritual a las relaciones que tenemos con los demás. Nuestro discurso debiera estar influenciado por nuestra vida espiritual. No se trata de hablar intentando convencer a todos que crean que nuestra creencia es la mejor y la única; que las demás están mal, no. La influencia debe ser más en la forma en que nos comunicamos.

Por esto es que el Budismo se le concede al habla la misma importancia que a la mente y al cuerpo. Estas forman parte de la trinidad sobre la cual todo budista debe prestar constante atención: atención sobre la mente, atención sobre el cuerpo y atención sobre el habla. De ahí que en el Dhammapada se diga “sabios son aquellos que dominan el cuerpo, la palabra y la mente. Ellos son los verdaderos Maestros”.

En el Budismo Vajrayana se asocia a la mente con el centro del corazón, a el cuerpo con el centro de la cabeza y el habla con el centro de la garganta. Sangharákshita nos dice que “la cabeza o el centro de la cabeza, no solo representa al cuerpo, sino además, en  otro conjunto de relacionas, el intelecto y la comprensión; mientras que el corazón simboliza los sentimientos y emociones”. Este simbolismo nos dice entonces que el habla es el tanto la expresión de la cabeza como del corazón. El Habla Perfecta es representante de la Visión Perfecta o sabiduría (por ejemplo en los sutras budistas) y simultáneamente manifiesta la Emoción Perfecta o compasión.

El Habla Perfecta posee 4 diferentes niveles de profundidad o niveles progresivos de comunicación

1. El nivel de la veracidad:

La veracidad se expresa no solo en el hecho mismo de manifestar con exactitud los hechos, sin subestimar o exagerar lo sucedido. La veracidad también implica decir realmente lo que pensamos, es hablar honestamente, diciendo lo que se piensa y siente. Pero obviamente esta comunicación veraz siempre involucra a otro ser humano y es aquí en donde viene el siguiente nivel.

2. El nivel afectivo:

Esta verdad debe ser expresada con consideración y amor, lo cual no significa utilizar sarcástica o  hipocritamente terminos de cariño o algo parecido. El hablar con afecto dice Sangharákshita es “decir la verdad en su totalidad, con plena conciencia de la persona con quien se está hablando”.

El amor significa “tener conciencia del otro”, y tener conciencia del otro significa “percibir su esencia o abrirse a experimentar al otro”. El hacer esto inevitablemente nos llevará a dejar de pensar solo en nosotros al comunicarlo y pensar en las necesidades del otro. Es dejar de lado el narcisismo y ver la unión del todo. Esto lleva al siguiente nivel.

3. El nivel de ayuda o de apoyo:

Este nivel se refiera a que el habla debe estimular el desarrollo de la persona a quien nos dirijamos, en este caso en nivel espiritual. Y si no podemos dirigirnos hacía alguien de forma espiritual, por lo menos el habla no debe generar más conflictos a la persona. Al menos debiera ofrecerle cierta tranquilidad, amabilidad; de forma constructiva y positiva. No se trata de presentar un mundo color de rosa que no existe; para nada. Se trata de intentar mostrarle a las personas nuestro apoyo.  Entonces si hablamos de forma veraz, amorosa (consciente) y con el fin de ayudar, naturalmente avanzaremos hacía el siguiente nivel.

4. El nivel de promover la armonía y unidad:

Esto no representa que siempre hemos de estar de acuerdo con los demás en contra de lo que pensamos (regresamos a el punto de el habla veraz). El llegar a este nivel deviene de manera natural de transitar por los 3 anteriores, observemos como. Si hablamos con veracidad, con amor y consideración tomando en cuenta las necesidades del otro, inevitablemente veremos que la realidad existe más allá de nosotros e intentaremos que todo aquello que emane de nuestra boca busque reunir de nuevo lo que con el tiempo se ha separado. Es en donde la Visión Perfecta nos permite comprender que todo en esta vida es interdependiente; por más aislado que parezca.

En resumen el Habla Perfecta es expresarnos a partir de lo que sentimos y pensamos; de forma compasiva, comprensiva y con conciencia del otro y de sus necesidades; buscando siempre promover de forma constructiva y positiva la tranquilidad y la superación llegando por último a buscar generar armonía en todas nuestras relaciones y expandirlo a relaciones más alla de la nuestra; es llegar a la trascendencia a partir del habla.

Así que desde esta perspectiva si aquello que vas a decir no es útil, verdadero, promueve la armonía, unión; ayuda en algo y esta basado en una afectividad positiva; será mejor permanecer completamente callado.

Recuerden “que de la calidad de su corazón y de su mente hablaran sus palabras”

"Mejor que miles de palabras vacías, una que traiga paz" Buda

“Mejor que miles de palabras vacías, una que traiga paz” Buda

Sean felices y conscientes de la forma en que hablamos.

Anuncios

La Emoción Perfecta

Es bien sabido que es relativamente sencillo comprender cualquier enseñanza a un nivel conceptual, teórico e incluso lógico; pero llevarla al área de la práctica es mucho más difícil. La cultura occidental nos enseña mucho sobre comprender las cosas (la educación se basa mucho en esto) pero poco sobre como ponerlo en práctica. Nos llenamos de información  con la esperanza de que en algún momento le encontremos uso o peor aún solo para denotar que “sabemos más que los demás”.

Podemos hablar por horas y horas sobre Budismo, Psicología, meditación, yoga, etc., pero poner aunque sea una mínima parte de esto en práctica para algunos puede resultar complicado, desafiante e incluso incómodo.  Para otros simplemente resulta imposible; se sabe que hacer pero no se sabe porque razón no se hace.  En resúmen conocemos todo pero solo a través de la razón y el intelecto. Pero existe otra gran parte del ser humano que lo reconozcamos o no interviene en nuestra vida diaria consciente o inconscientemente: el lado emocional.

El lado emocional de la vida tiene tanto poder que incluso llega a obstaculizar la claridad de nuestra mente; tornándola torpe y oscura. Si queremos poner en práctica todo nuestro conocimiento teórico, debemos encontrar la relación de este con las emociones. Debemos intentar que nuestras emociones cooperen con la mente.  Es por ello que la segunda rama de el Noble Sendero Óctuple es la que se conoce como: la Emoción Perfecta.

La Emoción Perfecta

En el Budismo hablar de la Emoción Perfecta hace referencia al tipo de emociones que van directamente ligadas con el percatamiento logrado a partir de la Visión Perfecta, que es la primer rama del Noble Sendero Óctuple. En otras palabras la Visión Perfecta representa la sola adquisición de una nueva perspectiva  del mundo; y a partir de la Emoción Perfecta y hasta el fin del Noble Sendero Óctuple es en donde se comienza a transformar nuestra relación funcional con el entorno, nunca de forma solo teórica, sino haciendo contacta desde nuestras emociones. En palabras de Sangharákshita “no se puede decir que haya vida espiritual mientras el corazón no este involucrado. No importa si tenemos un cerebro muy activo ni la cantidad de aprendizaje que haya en nuestro intelecto. Si el corazón no está involucrado, si no sentimos lo que hemos aprendido y si no participan nuestras emociones, entonces no tenemos vida espiritual”. 

Hay dos puntos que es importante aclarar. Primero que la Emoción Perfecta no va ligada a prejuicios y creencias que legitimen su aparición. Por ejemplo, si creo que alguien hace algo “malo” entonces la Emoción Perfecta podría pensarse es el enojo, por ser la más “obvia” o “lógica”.  Pero no es así; recordemos siempre que la Emoción Perfecta esta ligada con la Visión Perfecta. Y esta Visión Perfecta busca justamente alejarnos de lo que creemos como “obvio” o de lo que “debe ser” y acercarnos a observar la realidad en su totalidad, tal y como es.  Llevarnos más allá de nuestros arraigados hábitos. El segundo punto importante es que la Emoción Perfecta no se refiere a que debemos entrar en un debate racional o moral con nuestras emociones a partir de la mente; esto significaría un retorno al primer punto. La verdadera Emoción Perfecta no se analiza, se percibe. Citando de nuevo a Sangharákshita nos dice que “la Emoción Perfecta representa que la Visión Perfecta se ha posado en nuestra naturaleza emocional y ha iniciado su transformación total”. Nos transformamos no porque queremos, sino porque lo sentimos.

El Buda enunció de 2 formas la Emoción Perfecta; una negativa y una positiva. Enla manera negativa de enunciarla mencionó la ausencia de deseo, la ausencia de odio y la ausencia de violencia.

La ausencia de deseo no significa que no debemos querer nada en la vida o conformarnos con lo que tenemos, no. Se refiere a cambiar la forma en que nos relacionamos con las cosas a partir del deseo. Por ejemplo, no es lo mismo aspirar a lograr la iluminación que vivir obsesivamente pensando en ello y atormentarse por no haberlo logrado. El deseo compulsivo indica un estado mental básico y nocivo.

La ausencia de deseo representa el romper con lo apegos en la vida. Es reconocer a partir de la Visión Perfecta que nada es permanente, todo cambia, todo tiene un inicio y un fin; y nada es 100% satisfactorio o nos puede dar mágicamente la felicidad. Si nos convencemos no solo con la mente sino con lo que sentimos de que las cosas no son plenamente satisfactorias, sería natural que nuestros apegos disminuyan. Por lo tanto la ausencia de deseo se refiere más a un desapego sano de las cosas y no a vivir una vida de asceta sin ninguna pertenencia. Se trata pues de simplificarnos la vida. Darle el justo valor a la vida material, y no más del que debe tener. Y aquí yo les preguntó: ¿que tanto han abandonado o de que se han desprendido realmente?

La ausencia de odio se encuentra muy relacionada con el deseo. A menudo el odio viene originado de un deseo ya sea de ser como el otro, o de que el otro no es como yo quiero, o de tener lo del otro, la casa del otro, la pareja, el novio, el empleo, etc., Y el odio aumenta cuando aquello que deseamos no se cumple y surge la frustración que a su vez sirve para legitimar nuestro odio. Es un ciclo dañino en el cual una vez más el deseo desmesurado nos tiene atrapados.

Si nos frustramos entonces comenzamos a hablar mal de los demás, a criticarlos, juzgarlos y enjuiciarlos. Toda Visión Perfecta esta lejos de nosotros. La ausencia de odio no se refiere pues a amar falsamente a todos; se refiere a que cuando observamos todo a la luz de la Visión Perfecta será difícil odiar a cualquier persona o cosa; ya que entendemos su naturaleza y le observamos alejados de lo que queremos o de lo que creemos debe ser.  Y aquí de nuevo les pregunto ¿que tan bien se sienten cuando alguien piensa diferente a ustedes o hace algo que ustedes no quieren?, ¿solo los incomoda sanamente o les molesta sin que sean capaces de reconocerlo?

Por último, la ausencia de violencia se refiere a la no intención de causar daño de manera intencionada. La ausencia de daño surge a partir de comprender realmente y de profundizar en nuestra relación con el entorno. Piensen ¿dañarían a lo que más aman en esta vida ?. Y si estamos en la idea de que para el Budismo todos los seres sintientes tienen el mismo valor y el verdadero amor es incondicional; la ausencia de violencia va dirigida hacía TODOS y no solo a los que “cumplen” con nuestros requisitos o tienen alguna relación de algún tipo con nosotros. No dañar, es no dañar… punto.

Ya que se explico la enunciación negativa de la Emoción Perfecta ahora toca dar paso a la enunciación positiva de la misma. Esta incluye lo que se conoce como Dana o generosidad, Metta o amor incondicional, Karuna o compasión, Mudita o alegría compartida y Upeksha o ecuanimidad. Estas últimas 4 conocidas como las Brahma Viharas o las Cuatro Moradas Sublimes.

Dana o generosidad no consiste en el solo acto de dar; sino en la intención de dar.  No se trata de “compartir” por compromiso, sino dar por compartir realmente con los demás. Cuando se logra esto, es una señal de que el apego ha disminuido. Podemos dar cosas materiales, tiempo, energía y pensamientos; podemos brindar a los demás confianza y seguridad;  podemos regalar enseñanzas o incluso llegar a dar hasta nuestra vida.  Lo importante aquí no es solo dar por hábito o costumbre; sino dar por el hecho mismo de compartir o ayudar.

La explicación sobre Metta o amor incondicional pueden  encontrarla en otro de mis post, así que pasaré a explicar Karuna.  

Avalokitesvara el Bodhisattva de la Compasión

Karuna tiene una relación muy estrecha con Metta. Cuando amamos incondicionalmente a algo o alguien; entonces sentimos una intensa conexión con ello. No es un apego, es un cariño muy grande hacía aquello que se ama realmente. Karuna no es sentir lástima por los demás; es simplemente sensibilizarnos ante la realidad de  nosotros mismos y quienes nos rodean. Es un poco ser capaces de sentir como se siente el otro y a partir de ello procurar nunca ser fuente de sufrimiento.

Mudita o alegría compartida es la felicidad empática que sentimos al ver a otros ser felices. Esta libre de toda envidia y llena de pura felicidad por el bienestar de todos los seres sintientes. Es el tipo de felicidad que nos da el ver que los demás son felices, sin importar si los conocemos o no. Por ello se dice que es un tipo de alegría compartida o empática.

Por último para explicar Upeksha retomaré de nuevo a Sangharákshita que nos dice: “Upeksha no es la simple ausencia de algo. Implica, en sí, una calidad y un estado positivo y vibrante”. Es sentirnos realmente plenos; pero no porque todo es como queremos que sea, sino por el simple hecho de que las cosas son. Punto.

Todas estas forman parte de lo que caracteriza a la Emoción Perfecta que como vemos una vez más tal y como ocurrió con la Visión Perfecta, no existe una definición única y lineal de lo que es. Solamente podrá entenderse en todo su esplendor cuando invada nuestro ser. Se que suena utópico y casi imposible; pero recuerden que siempre en la medida que veamos algo como imposible, realmente lo será.

El budismo no nos dice que habitar en la Emoción Perfecta es sencillo; para nada. Pero si nos invita a observar una forma diferente de experimentar el reino emocional. Una forma consciente, responsable y lúcida de vivir a través de una visión o perspectiva menos ilusoria de la existencia. Una vida emocional que nos lleve a sacar lo mejor de nosotros, a ver las cosas más allá de nuestro limitado juicio y a conectarnos con todo lo que nos rodea de forma profunda y directa.

Para finalizar es importante decir que para el budismo todas las emociones son creadas; consciente o inconscientemente. Y para ello utiliza a menudo un ejemplo sobre un bello jardín.

Si queremos tener un bello jardín lo primero que debemos hacer es erradicar de él todas aquellas cosas (esto serían nuestros viejos hábitos, prejuicios y creencias) que nos estorban o que pudieran invadir o impedir el crecimiento de las nuevas plantas;  luego seguiría un trabajo constante para prevenir la reaparición de aquello que ya erradicamos;  siempre debemos prevenir que no aparezca “mala hierba” y si llegase a aparecer debemos de nuevo intentar erradicarla. Ahora si nos encontramos en posibilidades de plantar y cultivar las nuevas plantas (nuevas formas de ver y sentir el mundo) que formarán parte de nuestro bello jardín. Por último y muy importante es que siempre debemos mantener regando esas plantas para que no se sequen ya que fácilmente pueden volverse “mala hierba”.

Así que ustedes deciden que prefieren tener en su vida emocional. Una vida emocional parecida a este jardín:

O una vida emocional inspirada en este:

Uno de ellos requiere solo sentarnos y esperar a que la basura se acumule, creyendo que no podemos hacer nada y convenciéndonos de que eso  pasaría tarde o temprano. El otro requiere un constante trabajo, cambiar nuestra visión del entorno y una constante actualización para añadirle nuevos elementos, cada día más vivos y coloridos. Requiere actuar buscando que lo que vemos nos emocione, y no solo parezca “suficiente” o “lo que hay”.

Y como siempre… la decisión es solo suya. Aquí no hay castigos, solo consecuencias naturales.

Sean felices.

 

La Visión Perfecta en el Budismo

A partir de este Domingo 10 de Junio y por 7 Domingos más iré publicando uno a uno lo 8 pasos del “Noble Sendero Óctuple”  que es el camino de visión y transformación que propone el Budismo para llevarnos del Samsara o la vida condicionada al Nirvana o la liberación e iluminación.  Aclaro que este es solo un camino de transformación, no es el mejor ni el único; pero sí el que conozco y por ello me atrevo a compartirselos sin el afán que lo acepten ciegamente o de manera forzada, simplemente para que lo conozcan.

El Noble Sendero Óctuple es el camino que propuso el Buda histórico para liberarnos del sufrimiento. Es un camino que busca llevar al ser humano a transformar su visión del mundo y su actuar en él. No es un sendero que involucre irresponsabilidad  o falta de compromiso; es absolutamente activo. El Buda dice que no hay que juzgarlo solo al leerlo o creer que con leerlo basta (bueno no exactamente con esas palabras ;D), hay que llevarlo a la práctica y evaluar sus resultados. Entonces y solo entonces estaremos en posición de decidir si continuamos o no. Si lo andamos o no, no hay castigos ni penitencias; solo consecuencias naturales y directamente relacionadas con lo que hacemos o dejamos de hacer.

Aclarado esto, entremos al tema que nos compete este Domingo que es el primer paso del Noble Sendero Óctuple: La Visión Perfecta.

La Visión Perfecta

Todo cambio espiritual comienza por genera una nueva dimensión y percepción del mundo. Antes de querer cambiar, hay que aclara la forma en que vemos todo. No se trata de “correcto” o “incorrecto” sino de ver la realidad, la existencia, las cosas, etc., tal y como son; sin quitar o agregar nada. Parece sencillo pero no lo es.

El surgimiento de esta Visión Perfecta es diferente para cada persona. En algunas surge como consecuencia de una pérdida persona, desgracia o pérdida. Debido a que su vida es perturbada y queda a merced de el inevitable cambio, surgen ciertos cuestionamientos que les lleva a mirar con más profundidad y trascendencia su existencia. En otras personas puede aparecer como resultado de una experiencia espiritual que los haga contactar con esta realidad última. En otras puede surgir al ver algo que refleje toda la belleza y armonía del mundo. En otros muchos surge cuando al aquietar la mente la conciencia clara y lucida crea las condiciones para el surgimiento de esta visión perfecta, por supuesto habló sobre la meditación. En fin, formas hay muchas, lo importante es tener clara la idea de que no hay una sola forma de llegar a esta visión, sino que el adquirirla dependerá de cada persona; pero si requiere desarrollar mucha sensibilidad hacia nosotros y hacia nuestro entorno.

Pero ¿que es esta Visión Perfecta? Intentaré explicarlo y para hacerlo voy a citar las palabras de Sangharakshita (fundados de la Orden Budista Triratna) escritas en su libro “Visión y Transformación. El Noble Sendero Óctuple del Buda”

“Es solo una visión y como tal, es algo simple, directa e inmediata. Tiene más que ver con la naturaleza espiritual que con la comprensión intelectual. Por supuesto, que puede expresarse en un nivel intelectual, en lo que se refiere a conceptos doctrinales, sistemas filosóficos y demás, pero no es idéntico a ellos. Esta por encima de todo esto”

Pero al parecer sigue sin haber una respuesta más o menos clara de que es la Visión Perfecta. Por ello Sangharakshita continua diciendo:

“En esencia hay dos maneras de comunicar una visión. Una es a través de símbolos y la otra mediante conceptos.  En el budismo existen tres símbolos principales que son la Rueda de la Vida, el Buda y el Sendero. Como símbolos estos pueden ayudarnos a “captar la imagen” en vez de solo “pensar” en ella de un modo abstracto, lo cual ayudará a integrar esa comunicación”

Explicaré muy brevemente estos tres símbolos:

La Rueda de la Vida

La Rueda de la Vida

La Rueda de la Vida se compone de 4 círculos concéntricos. En el circulo del centro encontramos tres animales (un cerdo, una serpiente y un gallo) que se muerden la cola el uno al otro, lo que representa los 3 venenos que controlan la vida humana condicionada. Estos son: la ignorancia, la avidez o deseo desmesurado y el odio. Luego se encuentra otro circulo dividido en un segmento blanco y en otro negro. El segmento blanco representa el camino ético y va en dirección ascendente; el segmento negro representa el camino no ético y descendente. Uno asciende hacía la iluminación y el otro desciende lejos de ella.

A continuación sigue otro círculo dividido en 6 partes que representan los 6 mundos o reinos en que podemos habitar. Esta el mundo de los dioses (el placer extremo), los Titanes (deseo de poder y lucha constante), los fantasmas hambrientos (insatisfacción permanente), seres infernales (sufrimiento extremo), animales (satisfacción de las necesidades básicas e instintivas) y los humanos. Este segmento requiere una explicación más amplia, lo cual realizaré en otro post. El último círculo incluye doce segmentos que muestran el proceso de producción condicionada. Este ilustra el proceso a través del cual nosotros y los reinos que habitamos surgen y mueren en dependencia sobre ciertas condiciones siempre cambiantes.

El otro símbolo es el Buda.  Casi siempre se ve su imagen sentada en la posición de la flor de loto debajo del árbol Bodhi y con su cuerpo irradiando luz. Existen muchas y diferentes versiones pictóricas del Buda, pero todas ellas buscan representar las cualidades de un ser iluminado. Se dice que se han representado 32 cualidades en cada una de las figuras del Buda, tal vez la más clara de ellas sea la posición del cuerpo y las manos del Buda.

Esta el la posición de Bhumisparsha o “tocando la tierra”. Aquí se le ve sentado en el suelo, con los dedos de la mano derecha rozando el suelo y con la mano izquierda abierta hacia el cielo. La mano derecha tocando el suelo simboliza el que el Buda pone a la tierra de testigo sobre el logró de la iluminación y el esfuerzo realizado. Su mano izquierda representa la unión del método y la sabiduría. Luego esta la posición de Varada que es muy parecida a la anterior; solo que el Buda presenta la palma de su mano derecha. Esta representa la generosidad, ética, paciencia, esfuerzo y la concentración. En resumen la capacidad compasiva y sabia del Buda.

La otra posición es Abhaya  que representa la ausencia de temor o miedo, la protección y la paz. El gesto de tener la mano derecha levantada y la palma mirando al frente indica la ausencia de armas y es un llamado hacía la amistad. Representa también el potencial espiritual de quien lo realiza. Otra posición es la de Vitarka o “El giro de la rueda del Dharma” el cual al juntar el dedo sermón del Buda después de alcanzar la iluminación. Por último mencionaré la posición Dhyana o “de meditación”. Esta es muy conocida y nos presenta al Buda sentado con ambas manos una sobre la otra (derecha sobre la izquierda) y con los pulgares tocándose suavemente. Esto simboliza que la sabiduría (mano izquierda) es la base de la compasión (mano derecha).

Posiciones del Buda

De izquierda a derecha (Bhumisparsha, Varada, Abhaya, Vitarka  y Dhyana )

El último de estos tres símbolos es el sendero. Que no es otra cosa sino el espiral que nos llevará de la Rueda de la Vida y lo que esta representa hasta alcanzar el estado de budeidad o la iluminación.

Las Cuatro Nobles Verdades también pueden servir como símbolos para entender la Visión Perfecta. Sangharakshita nos dice que “la primera como la segunda noble verdad (el sufrimiento y la causa del sufrimiento) se corresponden con la imagen de la Rueda de la Vida. Vemos un tipo de relación causa-efecto, acción-reacción. La tercera noble verdad (el cese del sufriminto) se corresponde con el símbolo del buda o los cinco budas. la cuarta noble verdad (el sendro óctuple) se corresponde con el sendero espiral. Por lo tanto las Cuatro Nobles Verdades representan a traves de conceptos lo que los tre símbolos representan mediante imágenes”.

También existen tres características que el budismo atribuye a toda la existencia y que también ayudarían a profundizar en la comprensión  de la Visión Clara.  Se nos dice que el sufrimiento existe en la existencia condicionada; que la existencia es impermanente (en cambio constante) y que la existencia carece de una esencia personal propia, es decir, no tiene una autentica individualidad, es ilusoria. Todos estos aspectos los explicaré mas ampliamente en otro post. Por último,  la ley del Karma es un elemento más que interviene en la Visión Perfecta.

Todos estos elementos de la existencia son los que al llegar a la Visión Perfecta se manifiestan. Pueden y seguramente son comprendidos intelectualmente, pero la verdadera Visión Perfecta no los comprende; los vive. Entonces la Visión Clara es observar de manera natural en todo y en todos, los elementos de la Rueda de la Vida, las posibilidades búdicas de todos los seres, el sendero que nos lleva a la iluminación, las Cuatro Nobles Verdades, las 3 características de la existencia condicionada y la ley del Karma. Todo esto de forma vivencial y consciente, nunca conceptual.

Explicar la Visión Perfecta es difícil ya que para hacerlo hay que pasar por muchos temas, pero sobre todo requiere de un grado de sensibilidad diferente al habitual. La Visión Perfecta como les mencione al inicio es adquirir una perspectiva nueva de la realidad y del mundo; no es solo una visión positiva y hermosa del mundo, es un tipo de percatamiento que nos lleva a ver nuestro mundo con todas sus características (“positivas” y “negativas”), sus mecanismos y las amplias posibilidades que tenemos. Una vez que se adquiere esta nueva visión entonces nos encontramos en la posibilidad de andar los otros 7 pasos del Sendero Óctuple; de lo contrario nuestro avance será un progreso…pero para nuestro ego.

Sean felices.

La Hojita Verde ricas ensaladas

la hojita verde
Hoy les quiero realizar una invitación que todo su ser se lo agradecerá. Mi amigo Humberto Acevedo con 15 años como vegetariano y practicante budista les tiene una propuesta alimenticia compuesta de ricas ensaladas y algo más para disfrutar solas o acompañadas de otros alimentos. Si van a tener una reunión social, un evento, una comida especial, menú ejecutivo especial, la visita de un amigo, etc., no duden en llamarle; no se arrepentirán.  Por cierto, todas las ensaladas son originales !!!!
Les dejo el menú y todos los datos.
Sean felices

La Hojita Verde

twitter https://twitter.com/#!/lahojitaverde

Pedidos al teléfono 55751116

Tu puedes elegir tu estado emocional

Tengo que…

Debo de…

Debería de…

Estoy obligado a…

¿Puede ser que anteponer 4 pequeñas frases que parecen “inofensivas” y hasta cotidianas en nuestra cultura a casi todo lo que hacemos sea parte de lo que evita seamos realmente felices y vivamos con la menor cantidad de malestares posibles?

Según Albert Ellis ( terapeuta cognitivo estadounidense) nos dice que sí. Él es el teórico que se encuentra detrás de la Terapia Racional Emotiva o TRE la cual constituye un enfoque que “por una parte, es amplio y múltiple; es decir, empela varios métodos cognoscitivos, emotivos y conductuales en forma integrante y, por otra, es, asi mismo, una terapia filosofica y teorica, que pone de manifiesto las dieas esenciales creadoras de transtornos, que parcen ser la base de sus actos contraproducentes, lo cual muestra claramente a las personas como fijar la atención en sus filosofías negativas y como proceder a desarraigarlas. Es una terapia realista, directiva y activa”.  Ok, esta es la explicación de el tipo de terapia que es y lo que busca; pero lo que en realidad me interesa compartirles no es tanto sus fundamentos terapéuticos en sí, sino uno de sus componentes que seguro les será muy útil y se relaciona con la pregunta inicial de este post.

Desde esta perspectiva se dice que “los pensamientos, emociones y conductas no se experimentan de forma aislada, sino que se superponen”. Es decir, que los acontecimientos externos o experiencias interactuan con la evaluación que hacemos de ellos en términos de pensamientos, emociones y conductas.   De esto se deriva la teoría del A-B-C-D-E.

Esta teoría expresa que los acontecimientos o experiencias externas (A) no tienen por sí mismas la capacidad de generar ciertos componentes emocionales (C), es la capacidad individual de interpretarlos (B) la que genera la emoción. Entonces si somos capaces de cambiar la forma que evaluamos al mundo (D) nos encontraremos en la capacidad de generar nuevos patrones emocionales (E).

Me queda claro que todos tenemos la capacidad de interpretar todo lo que nos sucede, la problemática acontece por la manera en que lo hacemos. La TRE describe que se pueden evaluar las experiencias de forma racional o de forma irracional.  Las creencias racionales son cogniciones personales no absolutistas, de tipo preferencial no absoluto y expresadas en forma de deseo o meta. Se expresan en la forma de “Me gustaría”, “Quisiera”, “No me gustaría”, “Preferiría”, “Desearía”. Son racionales porque son relativas y porque no impiden el logro de los objetivos y propósitos de la persona.  Son la base de conductas funcionales, benéficas y sanas. 

Por otro las creencias irracionales son cogniciones personales absolutistas, de tipo obligatorio y expresadas en términos de “Tengo que”, “Debo”, “Debería”, “Estoy obligado a”. Son irracionales porque son percibidas naturalmente absolutistas y porque impiden el logro de los objetivos y propósitos de la persona.   Son la base de conductas disfuncionales, dañinas e insanas, que promueven el aislamiento.

Ellis distingue 3 componentes fundamentales en todas las creencias irracionales: Ignorar lo positivo, exagerar lo negativo, y generalizar cierta visión.  Además distingue 11 ideas irracionales que permean la existencia de todos los seres humanos:

  1. “Es una necesidad extrema para el ser humano adulto el ser amado y aprobado por prácticamente cada persona significativa de la sociedad”
  2. “Para considerarse uno mismo valioso se debe ser muy competente, suficiente y capaz de lograr cualquier cosa en todos los aspectos posibles”
  3. “Cierta clase de gente es vil, malvada e infame y que deben ser seriamente culpabilizados y castigados por su maldad”
  4. “Es tremendo y catastrófico el hecho  de que las cosas no vayan por el camino que a uno le gustaría que fuesen”
  5. “La desgracia humana se origina por causas externas y la gente tiene poca capacidad o ninguna, de controlar sus penas y perturbaciones”
  6. “Si algo es o puede ser peligroso o temible, se deberá sentir terriblemente inquieto por ello y deberá pensar constantemente en la posibilidad de que esto ocurra”
  7. “Es más fácil evitar que afrontar ciertas responsabilidades y dificultades en la vida”
  8. “Se debe depender de los demás y se necesita a alguien más fuerte en quien confiar”
  9. “La historia pasada de uno es un determinante decisivo de la conducta actual, y que algo que le ocurrió alguna vez y le conmocionó debe seguir afectándole indefinidamente”
  10. “Uno deberá sentirse muy preocupado por los problemas y las perturbaciones de los demás”
  11. “Invariablemente existe una solución precisa, correcta y perfecta para los problemas humanos, y que si esta solución perfecta no se encuentra sobreviene la catástrofe”

Estas ideas irracionales son solo un ejemplo de las múltiples formas que toman y como se manifiestan, ya sea De forma clara o sutil. En ciertos casos llegan a ser tan sutiles que son transmitidas de forma generacional a través de la cultura de una sociedad determinada. Entonces podemos pensar en ideologías irracionales o culturas irracionales; mejor dicho, parcialmente irracionales.  Posteriormente Ellis sintetizó estas 11 ideas en 3 principales :

  1. Idea irracional principal de uno mismo:  “Debo hacer las cosas bien y merecer la aprobación de los demás por mis actuaciones”.
  2. Idea irracional principal sobre los demás: “Los demás deben actuar de forma agradable, considerada y justa”
  3. Idea irracional principal sobre la vida o el mundo: “La vida debe ofrecerme unas condiciones buenas y fáciles para que pueda conseguir lo que quiero sin mucho esfuerzo y comodidad”

Decíamos que los pensamientos (creencias) crean emociones, a esto Ellis dice que todas las creencias sean racionales o irracionales producen emociones positivas o negativas.  Las creencias racionales producen emociones adecuadas positivas o negativas, es decir, son emociones que se encuentran lógicamente relacionadas con el acontecimiento. En su manifestación adecuada positiva se encuentran el amor, placer, la satisfacción, etc.. En su expresión adecuada negativa se encuentra el dolor, la frustración, la tristeza, preocupación, disgusto, etc. Esos son considerados como negativos pero adecuados debido a que la energía con que se presentan esta estrechamente relacionada con la importancia del deseo que se buscaba. Es decir, no llevan a tener una visión catastrofista de todo que interfiera en el establecimiento y persecución de futuras metas u objetivos.

Por otro lado, las creencias irracionales producen emociones inadecuadas positivas como son la prepotencia, altanería, autoestima exacerbada, sensación de grandeza extrema, etc. Estas son consideradas como  inadecuadas positivas ya que aunque pudieran ser vistas como “buenas” o socialmente aceptables e incluso estimuladas por la cultura, lo único que logran es apartar al sujeto de su realidad e incrementan la percepción subjetiva de malestar. En su manifestación inadecuada negativa se encuentran la ansiedad, fobias, depresión, distres, culpabilidad, etc.  Estas son consideradas como inadecuadas negativas debido a que interfieren totalmente en la consecución y logro de objetivos y metas; y en el establecimiento de metas futuras generando una visión catastrófica del mundo y de todas las situaciones. Es la idea de “todo lo malo me pasa a mí”, o “no creo que nadie pueda sacarme de esta tristeza”, etc.

Dicho todo lo anterior, nos encontramos en posición de entender la frase que da titulo a este post: “tu puedes elegir tu estado emocional”. No es una mera frase de superación personal o llena de optimismo vacío, por el contrario detrás de ella se esconde la noción de que si deseamos una vida emocional (y por tanto conductual) diferente, funcional y más benéfica a la que tenemos ahora, podemos elegir transformar nuestras creencias irracionales. Y aquí es donde entra el trabajo del terapeuta, el cual funciona como un sistema de alerta de irracionalidades, y busca que el sujeto mismo sea capaz de detectarlas para por si mismo en un futuro establecer cambios por sí mismo. De aqui que sea una terapia directiva (por parte del terapeuta) y activa (por parte del usuario o paciente).

Al final con todo esto quiero darles la idea de que podemos cambiar siempre y cuando decidamos cuestionar nuestras creencias y las bases filosóficas que guían nuestra vida.  Y para esto la TRE nos entrega diversas técnicas, pero hoy quiero proponerles dos. La primera es la adquisición  de Actitudes Racionales que si las aplicamos en nuestra vida diaria, veremos como esta comienza a transitar de la irracionalidad a la racionalidad.

  • Primero debe estar el interés por uno mismo, y luego por los demás.
  • Interés social: defendiendo y respetando a los demás, obtendremos bienestar.
  • Auto-dirección: las personas sanas saben manejarse sin apoyo ajeno.
  • Tolerancia a la frustración: existe el derecho de equivocarse, aplicable tanto a uno mismo como a los demás.
  • Flexibilidad: las personas sanas, evitan reglas rígidas para ellas y para los demás.
  • Aceptar la incertidumbre de la vida es saludable, saber que no existen verdades absolutas.
  • Compromiso creativo: uno se siente más sano al implicarse en un proyecto ajeno.
  • Pensamiento científico: el individuo sano es más objetivo y científico, autorregula sus emociones, reflexiona sobre sus acciones, razona lógicamente y utiliza el método científico.
  • Auto-aceptación: el individuo sano no se valora en función de sus logros externos; intenta disfrutar, en lugar de probarse constantemente.
  • Asumir riesgos: la gente sana es aventurera, pero no temeraria.
  • Hedonismo en sentido amplio: los individuos sanos no renuncian al beneficio futuro por las dificultades presentes, ni al beneficio presente por los posibles temores a dolores futuros. No están obsesionados con la obtención de placer inmediato.
  • No utopismo: los individuos sanos evitan la elección de metas poco realistas.
  • Auto-responsabilidad por el malestar emocional, en lugar de culpar a los demás, y a las condiciones.

Y la segunda es lo que se conoce como un Debate Racional, el cual a partir de las Actitudes Racionales, la noción de las creencias racionales adecuadas positivas y negativas, las creencias irracionales inadecuadas positivas y negativas y el modelo A-B-C-D-E; busca contender o enfrentar las ideas que se tienen ante todas las situaciones buscando una evaluación realista de las mismas y el encontrar formas de responder adecuadas y funcionales. Algunos ejemplos de Debate Racional son:

  • Si tengo ese amor mejor, pero si alguna vez no, pues qué se le va a hacer. Por eso igual me debo considerar una persona valiosa.
  • Si lo consigo, mejor. Pero si no, igual seré una persona valiosa, ya que mi valía personal nunca podría depender de la consecución de unas determinadas metas.
  • No es horrible, en todo caso es un fastidio, pero qué se le va a hacer. Siempre hay cosas que resultan bien, y otras que no. Lo importante es descubrir por qué no han salido para, en una próxima vez, si dependen de mí, mejorarlas.
  • Yo sí puedo evitar muchos sufrimientos, y los que no, al menos puedo hacer que me afecten menos y sean más pasajeros.
  • Lo más cómodo es no esconderse, y afrontar las situaciones tal y como vienen, aunque no lleguen de la manera que esperamos. Siempre que se evitan responsabilidades es porque uno no está con la conciencia tranquila y, además, se pasa mal.
  • Yo puedo olvidarme de lo malo del pasado, y puedo decidir cómo va a ser mi presente en cada momento, en cada minuto de mi existencia.
  • Recordaré que, en mi caso, no es solución acertada que me responsabilice de los problemas de los demás. Otra cosa diferente es que yo, en algún problema concreto, desee ayudar por propia voluntad.
  • No siempre se encuentra la solución, o a veces hay más de una. Además, si no encuentro la solución a un problema, no será tan grave; en vez de catastrófico, será un fastidio. Y ya está.

Les deseo que procuren ser racionalmente felices, y si no lo son, no se preocupen ustedes pueden transformar su realidad. Todo problema tiene solución, y si no entonces no hay que desgastarnos.