Del enfrentamiento al acuerdo

En estos últimos días en México esta dejándose ver una fuerte “discusión” entre personas que están a favor de las corridas de toros y aquellos que se encuentran en contra de las corridas de toros.  En diversos medios podemos observar y escuchar los argumentos de ambas partes, pero sobre todo algo que es bastante claro es la incapacidad que tenemos los seres humanos de llegar a acuerdos.

Por un lado tenemos a los que están a favor de las corridas de toros. Entre sus argumentos se encuentra la idea primaria de que las corridas de toros fomentan y son parte del patrimonio cultural del país (en este caso de México), otro argumento es la idea de que la gente tiene el derecho de ejercer su libertad en tomar la decisión de ir o no a estos eventos, y que por lo tanto esto no es legislable y mucho menos viable de prohibición. También mencionan la idea de que los toros de lidia son creados única y exclusivamente para las corridas, y que por lo tanto no existe como tal un daño ecológico o un desequilibrio ambiental ante la muerte de los mismos. Por ultimo he escuchado quienes dicen que el fin último de las corridas no es la muerte del animal, sino la demostración de valor del torero al enfrentarse al bravío animal.

Por otro lado están aquellos que están en contra de las corridas de toros y en pro de los animales. Su principal argumento es que es un acto inmoral e inhumano el divertirse con el sufrimiento público de un animal. Que esto marcaría un retroceso en la evolución de la conciencia humana. Dicen también que el animal tiene el derecho a la vida (como todo ser vivo) y que el no “decide” entrar al ruedo a jugarse su sobrevivencia.  También dicen que no puede ser considerada una forma de cultura, ya que en muchos casos no es parte fundamental del país y además promueve la violencia. Para ellos la opción es prohibir las corridas de toros y con ello salvar la vida de los indefensos animales. Por último, varios mencionan que el ser humano debe dejar de sentirse el centro del universo y concebirse como parte de él. Que solo esto logrará un paso importante en la evolución del ser y una relación verdaderamente armónica con nuestro entorno.

Habiendo escucha y visto los argumentos de ambos, y tratando de alejarme de mis propias creencias me pareció interesante la forma en que ambos lados se han enfrascado en un dialogo donde la idea es dejar al otro como aquel que “no tiene la razón” y al grupo que se defiende como aquel  con “la razón absoluta” .  Queda muy claro como en la idea de defender a capa y espada su argumento pierden de vista aquella noción básica que quieren defender; que por un lado me parece la libertad a acudir a una actividad que las personas disfrutan y por otro lado el ver por el derecho a la vida de todo ser vivo.

Y todo esto me lleva a ver claramente la incapacidad que tenemos los seres humanos a llegar a acuerdos. Un acuerdo sería llegar a conciliar mediante un dialogo abierto y asertivo dos ideas para que cada una de las partes involucradas salga satisfecha, ¿o no?. Hasta donde yo me quedé un acuerdo no era intentar convencer al otro de que tiene que aceptar lo que YO digo tal y como lo digo solo porque para MÍ es importante. Eso es todo menos un acuerdo.  El acordar involucra el alejarnos y mirar desde una perspectiva más amplia “nuestra realidad” y entonces de forma inteligente poder ver por nuestros reales intereses sin tener necesariamente que pisotear los intereses del otro. Por supuesto que el acuerdo debe siempre de tener como base la premisa básica de buscar que este cause el menor daño y el mayor beneficio (cosa que pocas veces se toma en cuenta). Pensemos que entre más personas y seres vivos salgan beneficiados, todos serán más felices y podrán continuar realizando aquello que aman con la satisfacción de haber logrado construir algo.

Llegar a un acuerdo también implica el no perder de vista nuestro objetivo real y dejar de lado aquellas cosas que aunque parezcan realmente importantes, tal vez solo son un obstáculo para llegar a saborear la satisfacción de nuestro objetivo. Para acordar no sirve quejarse y llenarse de estadísticas y datos que “comprueben” que “tenemos la razón”; se necesita una capacidad de ser propositivo y de aceptar las propuestas de los demás. Y por último y no menos importante, para un acuerdo se necesitan dos partes que estén conscientes de que el enfrentamiento no llevará a ningún lado, y que ceder no es muestra de debilidad sino de inteligencia.

Y a propósito, ¿cual es mi postura?

Mi postura es fomentar un dialogo civilizado, asertivo, consciente y abierto. En donde ambas partes se escuchen y por lo tanto busquen llegar a una resolución que satisfaga las necesidades de ambas.

En el caso del caso que dio pie a este post pensaría en que quienes están a favor de las corridas de toros tienen todo el derecho a defender su derecho a acudir a los eventos que les divierten y a decir que legislar y prohibir esto sería un retroceso. Pero también valoro mucho que quienes están a favor del derecho de los animales vean por la vida del toro, sin importar si este fue criado exprofeso para la lidia o no. Una vida es una vida y el sufrimiento es sufrimiento, y no se necesita ser toro o “entender su lenguaje” para observar que el animalito no está nada a gusto con lo que se le hace.

Porque no pensamos en preservar esta actividad que para muchos es un medio de entretenimiento e incluso cultural, pero preservando con igual importancia la vida del toro, y más aún si como ya mencione el objetivo no es matarlo en la corrida, sino que el torero demuestre su valentía. Y esto también me lleva a pensar que poco se piensa en la vida del torero, y que aunque este decide entrar al ruedo; estoy seguro que quiere salir vivo de ahí, así que porque no pensar y utilizar tanta energía mental malgastada en enfrentamientos que no llevan a ningún lado, y mejor pensar en como proteger la vida del torero para que este también salga vivo.  Esto dirán quitaría el hecho de que el torero demuestre su “valor”, pero yo he observado que los toreros tienen mucho más  que demostrar en su labor.  Imaginen una verdadera festividad en donde tanto el toro como el torero salieran vivos y “en hombros”; claro con su respectiva dosis de adrenalina pero con la vida por delante. ¿No sería mejor eso?  En este respecto ya existe un avance en algunos países en donde se realizan corridas sin que se mate al toro. Ahora solo falta ver también por el torero (siempre y cuando este también lo permita y este dispuesto a flexibilizarse en las ideas sobre las formas y lo que involucraría el torear).

Así que yo no me pongo rotundamente de un lado ni del otro. Creo ambos tienen sus puntos muy constructivos y también sus puntos en donde debieran abrirse más al dialogo. Ponerse de un solo lado es negar el otro, y esto limita el dialogo y por lo tanto el llegar a verdaderos acuerdos que beneficien a la mayoría.

Me gustaría decir que hay dos cosas que me encantaría ver en este y en todo acuerdo como base: el respeto a la libertad y a la vida, y la no violencia. Con esto estoy seguro que todo acuerdo sería realmente útil, y no la satisfacción del ego de unos cuantos. Un dialogo en donde se vea por una libertad de decidir siempre con respeto a la vida de todo ser vivo. ¿ Utópico?, no lo creo. ¿ Difícil? Tal vez, pero imposible nunca.  Estoy convencido que se puede estar a favor de la no violencia contra los animales y por la protección de la vida de todo ser vivo, pero también en favor de la libertad en el quehacer del ser humano.

Y por último me gustaría decir que si es cierto humanos y animales somos diferentes, ninguno es mejor que el otro; cada uno tiene un propósito en la vida y un porque existir. Y considero que si nosotros nos consideramos con una conciencia superior, la forma de demostrarlo es procurando que la vida de aquellos que no tienen esa dicha sea preservada. Si no lo hacemos nosotros entonces quien.  Y decir que si esa conciencia superior esta realmente en nosotros, esta misma no debiera de inflarnos el ego y hacernos creer el centro del universo y que el mundo esta para servirnos. Es mejor vernos como parte de una totalidad y con ello estoy convencido que el ser humano podría hacer más y aportar más de lo que hasta ahora se ha realizado.

Sean felices.

Anuncios

5,000 visitas, gracias a ustedes

Hoy me doy cuenta que he llegado a las 5,000 visitas. Solo quiero dedicarles este post a todos y cada una de ustedes que se toman unos minutos de su tiempo para leerme. No se de que países me visiten (lo cual me gustaría saberlo, si gustan dejen un comentario) pero independientemente de su raza, país, creencias, género, etc., se que todos estamos unidos de alguna u otra forma. Por ello, esto no es solo mío es por y para ustedes. Espero este sea un espacio de reflexión y cambio para quienes me leen.

Gracias de nuevo, los abrazo a todos. Sean felices, Gassho.

El cambio esta aquí y ahora

En el budismo se dice que una de las características primordiales en todo lo que existe es el cambio constante. Puede ser muy notorio o apenas perceptible pero siempre está ahí, lo queramos o no.

Ir en contra de esta ley natural puede causar grandes conflictos en el ser y en todo lo que le rodea. Imaginen que sería de nuestro mundo si todo nuestro alrededor nunca cambiase. En un inicio tal vez sería algo que nos sería cómodo e incluso satisfactorio, pero les aseguro que eventualmente esto por muy cómodo que parezca llegaría a ser insatisfactorio. Pues aunque esto es totalmente ilusorio y un ejercicio imaginativo; lo grave es que en muchas ocasiones actuamos así. Rechazamos todo posible cambio y creemos que siguiendo en nuestra zona de confort llegaremos a donde queremos llegar. Esto seguro que esta sensación de incomodidad ante lo que nos parece cotidianamente cómodo es un mecanismo natural del ser para llevarnos a evolucionar y transformarnos conscientemente, ya que como dije el cambio es algo que está siempre ahí.

Cambiar no implica olvidarnos de nuestro pasado o rechazar nuestro presente; el verdadero cambio implica retomar los tres aspectos de nuestro tiempo (pasado, presente y futuro) y diseñar a partir de ellos un sendero por el cual andar. Cambiar no implica hacerlo sin reflexionar, esto solo nos llevaría a frustrarnos aun mas sobre la de por sí normal crisis ante algo nuevo. Y hablando de crisis, todo cambio por positivo que parezca involucra necesariamente alguna crisis, la cual proviene de la desestabilización momentánea que sufre nuestra realidad. Esto es normal y como tal debe ser enfrentado, no se le debe huir o negarse; lo más sensato es buscar estrategias para fluir con él y no apegarnos a nuestra cotidianeidad.

Evolucionar implica transformarse, y transformarse implica cambiar. Así que para llegar a evolucionar debemos aprender a flexibilizarnos y seguir por la senda incesante del cambio. Salirnos de nuestra zona de confort en realidad no es malo, es un reto para nuestro ser y es la única forma en la cual creceremos en todos los aspectos que nos componen.

Sean felices amigos y ábranse al cambio.

Los 10 “mandamientos” de la mujer

En el año 2011 la marca de ropa interior femenina Vicky Form inició en México una campaña mediante la cual invitaba a las mujeres de este país a proponer y después votar por aquellas diez ideas que les parecieran las  “mejores” y sobre las cuales decidirían regir su pensamiento y comportamiento.  Se les invitaba a realizar un ejercicio de examinación, evaluación y cambio individual lo cual me parece interesante.

Desde que conocí esta propuesta me resulto muy interesante conocer cuales serían aquellos 10 “mandamientos” que las mujeres elegirían para las mujeres. El ejercicio en sí mismo me resultaba importante para abrir la conciencia de las mujeres sobre la forma en que querían primero autopercibirse y después como querían las percibiera su entorno; y en congruencia a ello actuar.

Las  30 ideas  finalistas fueron  las siguientes:

Al final las ganadoras fueron los siguientes:

10 mandamientos de la mujer

He de reconocer que el término “mandamiento” es algo que nunca me ha gustado porque deja inmediatamente la impresión de que es algo que debe ser hecho sí o sí y ademas,  el no hacerlo puede tener algún castigo para el transgresor.

Por esto es que recomiendo no las lleven a su vida de forma directa sin ningún tipo de análisis, ya que si esto puede desencadenar en otra forma de apegar nuestra mente a algo que tal vez no funciona para nuestra realidad tal y como nos fue planteado, lo cual podría de crear culpa, insatisfacción y mayor sufrimiento por su “no” cumplimento. Además esto podría llevar al caso de crear mujeres malamente empoderadas y de mente muy cerrada, que buscarían hacer valer esto sin importar las garantías de los demás (es decir, se convertirían en aquello de lo cual quieren librarse).

Espero esta buena idea de Vicky Form ayude a todos a crear el sentido innegable de la responsabilidad de nuestras vidas y entender que estamos donde estamos porque así lo hemos decidido.  La responsabilidad de llegar a algún lugar diferente esta solo en nosotros y en nuestras decisiones diarias (por pequeñas que parezcan).

Dicho lo anterior invito a todas y cada una de las mujeres (y hombres) a tomar seriamente en cuenta y escuchar con el corazón no solo las 10 propuestas ganadoras, sino las 30 finalistas para lograr una mejor convivencia y una más sana sociedad e individuos. Sin olvidar que la realidad siempre será más compleja que cualquier lista. Pero eso sí, al menos esta lista promueve la autointegridad y la alta responsabilidad. Así que a aplicarla inteligentemente.

Sean felices.