Comienza a meditar ahora

Como primer paso recomiendo echar un vistazo a un post anterior en donde se explica que no es la meditación , en especifico el tipo de meditación que ahora les propondré.

El tipo de meditación que yo les invito a realizar es una de las propuestas Samatha (calma o tranquilidad) del budismo. Una breve pero muy directa y a la vez sencilla explicación del objetivo de esta meditación proviene del  libro “Cambia tu mente” de Paramananda  que nos dice lo siguiente: “Dicho con sencillez, el arte de la meditación es el arte de estar contigo mismo. La meditación es un método a través del cual podemos llegar a ser cada vez más conscientes de nosotros mismos, al mismo tiempo que construimos una base firme de emociones positivas. Y apoyándonos sobre estos cimientos de conciencia y emociones positivas, podremos entonces actuar creativamente en el mundo de maneras que resultarán de ayuda tanto para nosotros mismos como para otros. lo único que hay que hacer, realmente, es prestar atención a nuestros estados mentales y estimularlos en direcciones particulares”.  La explicación aunque sencilla nos deja ver que no ha de resultar tan sencilla la tarea de ser conscientes de nosotros mismos y generar emociones positivas (al respecto el budismo tiene la meditación de la Metta Bhavana).

Una vez que tenemos claro que no es la meditación desde el punto de vista budista y tenemos la explicación de Paramanda, nos encontramos en la posiblidad de comenzar a meditar en este preciso momento.

Para poder ser consciente de ti mismo lo primero que debes lograr hacer es ser capaz de tener cierta capacidad de mantenernos enfocados en algo y no estar divagando como cotidianamente sucede. Y es aquí en donde entra la meditación que yo les propongo: el seguimiento a la respiración.

No quiero explicar mucho teóricamente de que se trata el seguir la respiración, para ello haré un post especial. Pero si les quiero decir que este “sencillo”  entrenamiento mental traerá a la luz de su conciencia el flujo de pensamientos, sus distracciones habituales y sus sensaciones a través de los sentidos y del cuerpo; todo ello mientras desarrollan la capacidad de permanecer enfocados solo en su respiración, sin negar la existencia de lo que les rodea pero sin dejarse seducir por ello.  ¿Sencillo? Pues vamos con la práctica.

  1. Busca un lugar tranquilo en el lugar en donde te encuentras.
  2. Ya estando en este espacio, coloca una silla y eleva sus patas traseras aproximadamente 5 c.m del piso. Esto es con el fin de mantener la espalda recta sin forzarla.
  3. Entrecierra tus ojos y da una inhalación profunda.
  4. Ahora dirige tu atención al cuerpo, realizando un breve recorrido desde los pies hasta la cabeza (incluida la cara). Nota como se encuentra cada parte de tu cuerpo, sin juzgarla o intentar cambiarla; simplemente nota su estado actual. Nota si es relajado, tenso, la temperatura, etc.. todos los detalles de tu cuerpo. Realiza esto por aproximadamente 3 a 4 minutos.
  5. Una vez terminado, regresa tu atención al abdomen y nota como cambia cuando entra y sale el aire de tu cuerpo.
  6. Hecho esto, intenta ahora observar solo la respiración, sin cambiarla o juzgarla; tal y como es.
  7. Para iniciar ayúdate de un conteo mental, estando atento de que el conteo mental no se vuelva el centro de tu atención; recuerda que solo es para ayudarte.
  8. Observa como inhalas y exhalas; después de la exhalación mentalmente cuenta 1. Continua así intentado llegar hasta el número 10. Si algo (lo que sea) te distrae del conteo y sobre todo de la respiración, regresa y reinicia en 1. Las distracciones pueden ser muy sutiles, así que estate atento. Realiza esto por aproximadamente 3 a 4 minutos.
  9. Una vez hecho esto, ahora cambiaremos la instancia en donde realizamos el conteo. En lugar de dar el conteo al terminar de exhalar, se dará  justo antes de inhalar; lo cual requiere un grado de atención y apertura mayor. De igual forma intentamos realizar un conteo de respiraciones del 1 al 10, y si algo nos distrae regresamos cuantas veces sea necesario. Realiza esto por aproximadamente 3 a 4 minutos.
  10. Para finalizar, deja los números y solo nota el aire entrando y saliendo de tu cuerpo. En este espacio tal vez puedas distraerte más fácil, así que la paciencia es vital y el reinicia todas las veces que sea necesario. Realiza esto por aproximadamente 3 a 4 minutos.
  11. Por último, inhala y exhala profundo y abre tus ojos. Agradécete este espacio e intenta llevar lo aprendido a la vida diaria.

Siguiendo esto hoy mismo puedes iniciar a meditar, y con ello acabar con los pretextos de no llevar una vida más consciente. No quisiera terminar sin decirles que es seguro que todas sus meditaciones serán diferentes así que no se obsesionen por obtener ciertos resultados (tranquilidad, paz mental, relajación,  etc.); simplemente sigan a su respiración y acepten lo que les tenga que ser manifestado. No nieguen o se apeguen a algo, eso seguro les hará sufrir, ya sea por tenerlo o por no tenerlo.  El hecho de volvernos realmente conscientes primero de nosotros y luego de la realidad, tiene sus raíces en una profunda aceptación de lo que nos sucede. Después podremos transformar y dirigirnos a donde queramos. Por ahora solo comienza a observar y aceptar.

Sean felices y a meditar se ha dicho.

 

Cultivar la mente

Se dice que “somos nuestra mente”, es decir, que nos relacionamos con todo y con todos (incluidos nosotros mismos) a partir de las impresiones de esta.  Todo lo que experimentamos surge de la calidad de nuestra mente, una mente “sucia” observará suciedad en todos lados; una mente “pura” observará pureza.

Entonces si tu mundo te parece insoportable, lleno de sufrimiento, insatisfacciones, apegos, desilusiones, etc., sería pertinente valor el estado actual de tu mente. Recuerda, no porque ignores tu estado mental, este no va a traer consecuencias a tu vida.

Tú y solo tú eres responsable de atender a tu mente. Puedes encontrar guías, maestros, amigos, gurus que te acompañen o te recomienden lo que a ellos les funcionó; pero el único responsable de andar el sendero del autoconocimiento eres tú. Ya lo decía Kaliman: “Quien domina la mente, lo domina todo”.

Al responsabilizarnos de nuestra mente, entonces se vuelve imperante el reconocer como se encuentra. Ojo, reconocer más no juzgar.  Si reconocemos sin juzgar entonces nos sensibilizamos y vemos las cosas tal y como son.

Reconoce el estado de tu mente en función de sus resultados o consecuencias. Si estos promueven el sufrimiento o el dolor entonces sería bueno dejar de practicarlo y experimentarlo. Por otro lado si producen felicidad o bienestar, será importante conservarlos y estimularlos.  Solo tú puedes evaluarlos realmente y en su totalidad, recuerda, siempre intentando dejar de lado todo juicio de valor.

Por último, aquí aplica perfectamente el método de aquel que desea cultivar las flores más bellas. Primero detecta aquello que provoca daño, luego intentaremos erradicarlo y por supuesto prevenir su reaparición. Hecho esto ahora intentaremos sembrar y cultivar las semillas de aquellas bellas flores que queremos obtener. Hecho esto viene lo más difícil, el mantener el abastecimiento suficiente de nutrientes para que las flores crezcan. Entonces recuerda: detectar, erradicar, prevenir, sembrar, cultivar y mantener.

Por último recuerda que todo bello jardín requiere de tiempo y esfuerzo. No puedo decirte cuanto tiempo tardarás (eso depende tu trabajo); pero lo que sí es que seguro será mucho menos que el tiempo que llevas sin intentar cultivarlo.

Sean felices  y a cultivar…

Los nombres sánscritos de las posturas del yoga

 

Es muy común escuchar dentro de la yoga (o el yoga) palabras que a oidos de todos suenen “extrañas” y casi “extravagantes”. En realidad muchas de ellas provienen de una lengua conocido como Sánscrito.

El sánscrito es una de las principales lenguas de la India clásica y una de las 22 lenguas de la India actual. Debido a su belleza sonora es utilizada en diversos sistemas de creencias para transmitir sus mensajes. Entre ellas podemos encontrar el Hinduismo, Budismo, Jainismo y Yoga.

Esta última es una que retoma el sánscrito como base para fundamentar en palabras escritas y orales todo su amplio conocimiento. De aquí es de donde provienen los nombres de todas las posturas de yoga, es decir, las asanas (postura).

A continuación les dejo un listado que será de mucha ayuda para interpretar los nombres de las asanas para aquellos que se dediquen a la práctica y enseñanza del yoga. Aclarando que las asanas o posturas son solo una etapa de las ocho descritas por Patañjali en el texto clásico del Yogasutra, los antiguos te tos fundacionales del yoga.

A

adho / adha – hacia abajo.
ananda –felicidad, feliz o bienestar.
anga – extremidad o miembro.
angustha – dedo gordo del pie.
asana – sentarse o postura.
asta – ocho.

 B

baddha – cierre, cerrado, atado.
bandha – sello o llave.
baka – cuervo.
bala – niño.
bheka – rana.
bhujanga –serpiente.
bitali – gato.

C

chandra – luna.
chatur – cuatro.

D

danda – bastón.
dhanu – inclinación.

E

eka – uno.

G

garuda – águila.
go – vaca.

H

hala – arado.
hanu – mejilla.
hasta – mano.

I

indra – rey de los dioses.

J

janu – rodilla
jathara – estómago o vientre

K

kapota – paloma.
karna – oreja.
kona – ángulo.
kurma – tortuga.

M

mala – guirnalda.
marjari –gato.
matsya – pez.
mukha – cara.

N

nata – bailarín.
nataraja – otro nombre del señor Shiva.
nava – bote/barca

P

pada – pierna o pie.
padma – loto.
paripurna – lleno o completo.
parivrtta –giro o torsión.
parsva – lado.
pasa – soga.
paschima – se refiere a la parte trasera del cuerpo.
pida – presión o dolor.
prasarita – abierto, extendido.
purva – este, se refiere a la parte frontal del cuerpo.

R

raja – rey.

S

salamba – apoyado.
sama – erguido o quieto.
sarvanga –todo el cuerpo.
sava –cadáver.
shala o sala –saltamontes o langosta.
sirsa – cabeza.
sthiti – permanecer quieto o firme.
supta – tendido en el suelo o reclinarse.
svana – perro.

T

tada – montaña.
tittibha – luciérnaga.
tola – balanza.
tri – tres.

U

upavishta – sentado.
urdhva –  arriba o dirigir hacía arriba.
ustra – camello.
utka – intenso, fuerte o poderoso.
uttana –estiramiento intenso.
utthita – extendido.

V

vakra – giro/torsión.
vasistha –  el más rico o el mejor.
viparita – a la inversa.
vira –héroe.
virabhadra – nombre de un guerrero.
vrksa –árbol

Si quieren conocer el significado de más palabras en sánscrito les recomiendo visitar las siguientes páginas:

http://www.lubrano.com/sanscrito/index.html

http://diccionariodeyoga.blogspot.com/search/label/A

Sean felices

El orgullo de ser de la UNAM

La UNAM no solo forma profesionales altamente capacitados, te capacita para la vida. Quienes tenemos el orgullo de ser parte de esta universidad sabemos que la UNAM te enseña a:

  • Comprender que el dinero no transforma al estudiante en profesional.
  • Valorar el hecho de que para ingresar a una institución se necesita más que el dinero.
  • Comprender que antes de ser profesional, hay que ser humano.
  • Entender que el  reflexionar, discutir, comprender y aplicar es la base real del conocimiento.
  • Saber que sin importar el como te veas, te vistas, hables, pienses, etc., todos somos iguales.
  • Comprender que ser un verdadero PUMA es mucho más que “irle” al equipo de fútbol.
  • Saber que el llegar a culminar algo tiene que ver directamente con tu esfuerzo, y no con cuanto pagas a la escuela cada mes.
  • Valorar que cuando tienes tu título en las manos este te costo el sudor de tu frente (literal), mucho esfuerzo físico (literal) y sobre todo mucho trabajo neural (literal), y no solo el tener que juntar cierta cantidad de pesos para poder pagarlo (literal también).
  • Saber también que un “buen” maestro no es el que te enseña materias, sino sobre la vida.
  • Comprender que de todos se aprende algo.
  • Comprender que el descanso en ocasiones tiene que pasar a segundo término.
  • Experimentar el verdadero significado de la amistad.
  • Aprender que hay que saber trabajar con lo que se tiene en el momento. Y si es necesario a utilizar otros recursos para lograr tus objetivos.
  • Confirmar que el dinero no te vuelve inteligente, y que por el contrario puede volverte muy poco humano.
  • A distinguir la diferencia entre “voy a ….” y ” soy de….”. El “voy” es limitado al tiempo, el “soy” es eterno.
  • En resumen te enseña a vivir, pensar y sentir. Y no solo a ser un ente muy bueno en repetir.

Hoy quiero dedicar este post con todo mi amor a lo que considero mi segunda casa, mi hermosa casa de estudios: la Universidad Nacional Autónoma de México. Gracias a ella he de reconocer mi vida ha tomado el rumbo que tiene hoy, siempre le estaré agradecida por enseñarme lo que es realmente la vida, por dejarme a mis más grandes amigos y al amor de mi vida. Le estaré infinitamente agradecido por el resto de mi vida, y sin pudor o reserva alguna cada vez que alguien me pregunte ¿en que escuela estudiaste?, yo responderé: en la UNAM. Mi corazón siempre será azul y mi piel dorada.

Y a todos aquellos que tengan la misma dicha que yo de ser PUMAS de corazón, los invito a unirse a mi causa y llevar a hacer vivir en todos lados de su vida el lema de la UNAM: “Por mi raza hablará el espiritu”. Un espíritu libre y pensador.

La Ayurveda y los 5 elementos.

Ayurveda significa “el conocimiento de la vida” o “la ciencia de la vida”. Esta vida (ser y universo) en su totalidad y en todos sus componentes esta constituida por los 5 elementos (Pancha Mahabhutas). Cuando estos se encuentran en equilibrio entonces existe la salud en el ser y el orden en el universo.  Si existe desequilibrio en ellos se genera la enfermedad en el ser y el caos en el universo. Estos cinco elementos son:

1.- Éter o Akasha

Es el primero de los 5 elementos y el mas sutil o menos tangible. En la mayoría de las tradiciones se le refiere como “espacio”, esto debido a que en él es en donde los demás elementos coexisten. Se relaciona con el oído como su órgano sensorial y con la boca como su órgano de acción. Si se escucha profundamente entonces se genera espacio para que todo surja, y la palabra es la forma en que esto es expresado. Escucha y palabra son uno mismo. Por lo tanto, la pérdida de audición o del habla a menudo causa dificultades en el elemento éter en el ser.

Debido a que éter es el espacio en donde coexisten los otros 4 elementos, sus cualidades se determinan por la ausencia de estos. Por ejemplo, es frío porque carece del calor el fuego; es estático porque carece del aire que lo impulse; es ligero porque carece de la solidez que le brindaría el agua y la tierra. Además posee características propias: es omnipresente y sin límites.

Éter es el encargado de proporcionar el espacio necesario para que todo surja. La mente regida por el elemento éter es una en la cual los pensamientos y emociones fluyen como olas (de ahí que se relacione con los chakras más elevados a nivel de conciencia), es una mente en estado permanentemente meditativo, una mente iluminada.

En el cuerpo, el éter se manifiesta en todos los espacios vacios o en los lugares que funcionan como espacio. Los espacios articulares, intestinos vacios, los vasos sanguíneos, la vejiga y los pulmones son éter. La disminución o el aumento del espacio requerido en estos, genera trastornos en la estructura.

En la vida emocional para revertir el aumento de éter (el aumento de espacio o vacio) sería necesario encontrar aquellos aspectos en los que estamos vacios y buscar satisfacerlos de forma inteligente y positiva emocionalmente. El amor es la mejor forma de llenar estos espacios. Recuerden que un exceso de espacio en nuestras vidas puede llevarnos a perder contacto con la realidad, por ello es importante su relación con los otros elementos en un ciclo de constante creación y control.

2.-  Aire o Vayu

Es el segundo elemento y se desarrolla a partir del movimiento potencial de éter. Aire representa la capacidad de movimiento, de andar, de no detenerse. Su órgano sensorial es la piel y las manos el de acción. A través de la piel es que sentimos el aire, a pesar de no verlo sabemos que está ahí porque lo percibimos. De esto se desprende su relación con el sentido del tacto. El aire es móvil, fresco, ligero, seco y fuerte.

El aíre es la fuente primordial de la vida, a través de ella viaja el prana (energía vital) y con tan solo unos minutos de su ausencia la muerte es inevitable.

En el cuerpo se manifiesta en forma de movimiento, mientras exista movimiento hay vida. El aire es la fuerza que permite que la sangre circule, la respiración permanezca, los impulsos eléctricos nerviosos viajen a lo largo del cuerpo, los pensamientos fluyan y las articulaciones se muevan. Es decir, rige todo lo que se mueve. Si el elemento aire se altera surge la falta de movimiento o en su defecto el movimiento descontrolado e involuntario.

En la mente el aire es el que permite el ir y venir de los pensamientos; el no quedarnos fijados en algo de forma obsesiva; el entender que nada es permanente y el cambio es lo único constante. Aspecto también básico al meditar. El movimiento del aire es bueno, siempre y cuando este se encuentre controlado (por éter) y orientado (por los otros elementos).

 3.-  Fuego o Tejas

Es el tercero de los elementos. Surge del éter y el aire. El éter le proporciona al fuego el espacio para existir, mientras el aire le da la energía para crecer. El elemento fuego representa la energía del mundo y el ser. Representa no solo la energía en movimiento sino la potencial.

Al representar también a la luz, su órgano de los sentidos son los ojos y su sentido la vista. La existencia de la luz nos permite apreciar todo lo que nos rodea, nos permite percibir. Su órgano de acción son los pies, ya que estos nos permiten actuar de acuerdo a lo percibido, orientar nuestro andar.

El fuego es caliente, ligero, fluido, agudo y sutil. Es el primero de los elementos que podemos observar pero no podemos tocarlo. En el cuerpo humano representa todo lo que nos permite digerir lo que entra a él, por ejemplo los ácidos gástricos. Debido a que la energía del fuego es potencialmente destructiva, casi siempre se manifiesta junto con el elemento agua que ayuda como calmante.

El exceso del elemento fuego generará acumulación de calor en el cuerpo. Si este es en exceso, se provocará fiebre, inflamación y el incremento de la circulación sanguínea. Su deficiencia provocaría pérdida de brillo en la piel, alteración en las excreciones de los desechos el cuerpo (malas) y un metabolismo deficiente.

En la mente el fuego representa el poder de transformación, la comprensión y la capacidad de digerir las ideas y comprender e interpretar nuestro entorno. Cuando fuego actúa la mente se vuelve más aguda, centrada y se fortalece el intelecto.

 4.-  Agua o Apas 

Es el cuarto de los elementos. Surge de los tres elementos anteriores. Éter le proporciona su espacio para existir; aire le brinda la posibilidad de fluir. Se dice que el fuego es base del aire ya que en al volverse más densa su corriente, toma la forma del agua. El agua protege la disolución del éter, favorece la ligereza del movimiento del aire y contiene la energía del fuego. El agua es fría, húmeda, fluida, suave y estable. Ademas es el puente entre la solidez y lo gaseoso.

Su órgano sensorial es la lengua y su sentido el gusto. A través de la lengua somos capaces de percibir la información sensorial de los líquidos que entran al cuerpo, en otras palabras, es como saboreamos al mundo. Su órgano de acción es la uretra a través de la cual se evacuan los líquidos ingeridos.

En el cuerpo el agua representa todos los fluidos del cuerpo, incluidos los que funcionan como protector del mismo, funcionando como un calmante del dolor y la inflamación en el mismo. Entre estos fluidos encontramos a la saliva, líquido cefalorraquídeo, líquido sinovial, liquido amniótico y las mucosas en general. Se dice que somos aproximadamente 60% agua, ustedes dirán sino es importante este elemento.

Si el elemento agua se excede en el cuerpo suceden estancamientos o retención de líquidos, llegando incluso al derramamiento de los mismos (hemorragias por ejemplo). La deficiencia de agua desemboca en resequedad general del cuerpo (músculos,

El flujo del elemento agua nos dota de autoestima, movilidad, creatividad, libertad y fortaleza. La mente de agua fluye libremente de un lado a otro sin quedarse fija, ni estática (gracias a la acción de aire).

  5.-  Tierra o Prithvi

La tierra es el quinto de los elementos y el más tangible de ellos. Surge de los otros cuatro elementos. El éter le da el espacio; el aire la mueve sutilmente; el fuego es la energía potencial y latente de la tierra y el agua es fuente importante de alimento para la tierra y la vida en ella. Todo nace del éter y es contenido gracias a la acción del elemento tierra. La tierra es fría, estable, fuerte, seca, áspera, densa y dura.

Su órgano sensitivo es la nariz y su sentido el olor. A través de la nariz, las pequeñas partículas aromáticas que viajan en el aire y llegan a ella son interpretadas en el cerebro. Su órgano de acción es el colón, a través del cual se desechan restos sólidos del cuerpo que regula el flujo de tierra en el cuerpo.

El elemento tierra representa la materia sólida y la estructura del cuerpo, es decir, todo aquello que lo dota de estabilidad (músculos y huesos principalmente). El exceso de tierra en el cuerpo se manifiesta en inflamación y acumulación de elementos sólidos, por ejemplo grasa. Las deficiencias de este elemento generaran estructuras débiles y poco estables con riesgo a sufrir constantes daños.

La mente de tierra es estable, sólida, fuerte y enfocada. Es una mente atenta y concentrada; una mente consciente. Es una mente bien ubicada en el aquí y en el ahora.

Para finalizar, es importante comentar que todos estos elementos están coexistiendo entre sí. Que como se mencionó al inicio todos los poseemos, pero en diferentes “cantidades”; nuestra labor será el constantemente buscar su equilibrio e intentar disminuir aquellas acciones que pudieran promover el desequilibrio de los mismos. El conocer los elementos nos dota de gran información para saber como ir del extremo de la enfermedad  al de la salud. Sean felices.

Soltar, dejar ir y avanzar

Para lograr avanzar  tenemos que aprender a soltar y dejar ir algunas cosas que pudieran mantenernos atados y limitar nuestro avance (por mucho que no queramos deshacernos de ellas). Aquí una historia.

Erase una vez dos monjes que caminaban a la orilla de un rio, y una joven que estaba allí les dijo: “no sé nadar y necesito cruzar este río.  ¡oh dignos sabios! Les estaría muy agradecida si uno de los dos me ayudase a pasar a la otra orilla”. 

Uno de ellos dijo: “ven y súbete a mi espalda”.  Y ayudo a la joven a cruzar el río mientras el otro monje solo lo miraba desde la orilla. 

 La joven se despidió en la otra orilla del rió, se despidió y agradeció a ambos monjes y continuó su camino. Los monjes hicieron lo mismo.

Iban en silencio y el tiempo transcurría,  pero algo parecía inquietar a uno de ellos. “¿Qué te pasa, amigo mío? pareces molesto”, dijo el que había ayudado a la joven. A lo que el otro replico:”¿Cómo has podido tener contacto con una mujer? Nosotros somos monjes y vivimos apartados del mundo”. El otro le dijo entonces: ” Eso es cierto. Pero yo solo he cargado con esa joven para ayudarla cruzar el rio, pero tú, al parecer, aun la sigues cargando”.

Así como el monje continuaba con esa carga pesada que parecía afectarle su existencia, así muchas veces nosotros cargamos con “cosas” o personas que no nos dejan avanzar. Así que este es un buen momento para soltar y continuar nuestro camino. El pasado ya no está y con nuestro presente construimos el futuro.  Así que a estar más ligeros en este SU presente.

Sean felices.