Feliz año 2012

Quiero agradecerles a todos y cada uno de los que han pasado por este sitio a leer lo que publicó. Créanme que para mí eso es muy importante y me motiva aún más a pensar que escribir, gracias amigos. Esto es tan mío como de ustedes, me comprometo a seguir publicando contenido que espero sea de su agrado.

Les deseo que este nuevo año que esta por iniciar este lleno de salud, paz y mucho amor; que su mente, cuerpo y espiritu esten libres de todas aflicciones y que sean infinitamente felices. Si ustedes son felices, su mundo lo será. Aprovecho para extender estos deseos a sus seres queridos, sean felices todos.

Adiós 2011…Bienvenido 2012.

Y para cerrar este último post del año, una canción alegrona jejeje

Ser agradecidos

Parece que en la actualidad existe una tendencia a solo fijarnos en aquello que nos falta (o creemos que nos falta) en todos los niveles de existencia en lugar de orientar nuestra mirada hacía aquello que ya tenemos, logramos, adquirimos o poseemos. Obsérvense y observen a su alrededor y noten como gran parte de nuestro día lo ocupamos en quejarnos; si en quejarnos de nosotros mismos porque no cumplimos con nuestras exigencias idílicas, de los demás porque tampoco las cumplen; de que no tenemos el carro, el cuerpo, la casa, la pareja, el nivel espiritual, el nivel intelectual que tanto añoramos; nos quejamos porque lo que ya tenemos nunca es suficiente; etc.. En fin, seguro encontrarán cientos de ejemplos, algunos muy claros y otros tan sutiles que son pasados por alto.

Es como si camináramos ciegos de todo aquello que hemos logrado, lo que ya tenemos y que sin duda será la base de lo que queremos lograr a futuro. Y hablando del futuro, el agradecimiento no se refiere a pensar solo en términos de agradezco esto o aquello por el potencial que creo tiene de aportarme algo. El verdadero agradecimiento hace referencia al momento presente y tal vez al pasado; pero nunca piensa en el futuro. Tampoco hay que idealizar el pasado pensando que tiempos anteriores siempre fueron mejores. Invierte en tu presente y aseguraras tu futuro aprendiendo del pasado. Aprendamos a agradecer nuestro aquí y ahora. Es decir, vivir conscientemente o simplemente VIVIR.

El porqué agradecer nuestro presente es base de la verdadera felicidad. Dejemos de ver la felicidad como la meta y mejor concentrémonos en el proceso de llegar a ella. Y el agradecimiento es parte importante en esto. Cuando nos concentramos en el presente y agradecemos de todo aquello que nos sucede (incluso aquello que valoremos como “malo”), observaremos que todo nos sirve para crecer. Podemos pensar en agradecer todo lo “bueno” que nos ha sucedido y apreciar sus enseñanzas. Podemos pensar en agradecer todo lo “negativo” y agradecer también sus enseñanzas, que seguramente serán más difíciles de notar por la carga emocional; pero que seguro están ahí en formas sutiles. Agradece y valora cada momento de tu vida, ya que es único e irrepetible y es parte de la experiencia de la vida.

Agradece tanto aquello que te parece grandioso como lo cotidiano. Aquello que crees “malo” como lo “bueno”. Agradécete el ser por el solo hecho de ser, libre de todas tus exigencias o por lo menos has un intento; te aseguro te sentirás mucho mejor. Además si quieres cambiar algo primero has de ser consciente de ello, luego aceptarlo, agradecerlo y entonces decidir el siguiente rumbo hacía una nueva meta. Solo así lograrás un cambio real, consciente y orientado que te dotará de la suficiente entereza para no desistir en el camino.

Agradecer nos hace sentir más afortunados, nos aleja de nuestro pesimismo cotidiano y nos ubica en la realidad de nuestro exacerbado optimismo. Recuerda los extremos solo te alejan del presente, de la felicidad y del gozo. Agradecer nos llena de energía para seguir adelante, ya que nos demuestra que de todo aprendemos y salimos ganando; a veces menos y a veces más, pero siempre salimos siendo diferentes. Agradecer nos enseña a valorar nuestro esfuerzo y a reconocer nuevas áreas de oportunidad; reconociendo el papel que jugamos en nuestra vida. Agradecer nos llena de humildad para comprender que somos unos eternos aprendices de la vida y nos aleja de la creencia ególatra de la completa “sabiduría”. Agradecer nos enseña que lo que tenemos ahora es suficiente y nos demuestra una nueva forma de aproximarnos hacía nuestras metas; una forma alejada de las obsesiones y ansiedades de lograrlas.

No es necesario experimentar el sufrimiento extremo para agradecer por nuestra vida. No esperemos a estar enfermos o alguna tragedia para hacerlo, hoy mismo tienes la oportunidad de hacerlo.

Hoy que se acerca el final del año y con ello el final de un ciclo de existencia, te invito a pensar consciente y detenidamente en todo aquello que te aconteció en este año y agradecer desde lo más profundo de tu corazón por todo lo recibido; notarás que el agradecer te ayudará a sanar las heridas y a llenarte de nueva energía para continuar un ciclo más de vida.

Sean felices

 

Uso y simbolismo del Mala Budista

Tradicionalmente el Mala Budista se compone de 108 cuentas de diferentes materiales que unidas forman una especie de  “collar” que se coloca ya sea en el cuello o en el brazo izquierdo. Presenta tres divisiones marcadas en las cuentas 27, 54 y 81 dividiéndolo en tres partes exactas. Tiene una cuenta más grande o Guru que es en donde inicia y termina el mala. Al final de esta mala pueden tener una serie de filamentos o dos cuentas una redonda y una cilíndrica (como en el caso de los malas tibetanos) que representan la sabiduría de todos los Budas y la inherencia de todo fenomeno respectivamente.

El porque son 108 cuentas y no más o menos es difícil de decirlo, ya que el 108 es un número que tiene diferentes significados dependiendo la tradición, religión o cultura desde la cual sea observado.

Por ejemplo en el Hinduismo existen 54 caracteres y cada uno posee su lado masculino y femenino (Shiva y Shakti) así que en total se consideran 108 caracteres sagrados. También se dice que el dios Vishnu posee 108 nombres. Otras creencias nos dicen  que en el cuerpo humano existen 108 marmas (puntos vitales de acceso al prana) distribuidos a lo largo de el, mismos que son representados en el Sri Yantra. En fin, en el hinduismo el número 108 aparece en innumerables ocasiones ya que se le considera un número relacionado con lo sagrado. Por otro lado en el Islam el 108 es un número usado para referirse a Dios o a la divinidad; en un plano astrológico se dice existen 12 casas zodiacales que multiplicadas por los 9 planetas del sistema nos da un total de 108.

En el Budismo el número 108 tiene tambien varias representaciones. Se dice que existen 108 tipos de oscurecimientos mentales que impiden ver claramente o con la vista de un Buda, despierto o iluminado. Estas 108 kleshas (oscurecimientos o venenos) provienen a partir de la siguiente formula: Las tres formas de experiencia (positiva, negativa o neutra) multiplicada por los 6 sentidos (vista, oido, tacto, gusto, olfato y conciencia o mente) nos da un total de 18. Luego estos 18 por las dos formas de experimentar toda experiencia ya sea como apego o aversión nos da 36. Y estas multiplicadas por las tres formas de tiempo (presente, pasado y futuro) termina por darnos el número de 108. Cuando el ser es capaz de superar estas 108 kleshas entonces alcanzará el nirvana o la iluminación.

En fin, seguro si buscan encontrarán cientos de explicaciones del porque el número 108 usado en las cuentas de los malas, algunas de ellas sin fundamentos reales filosoficamente o religiosamente hablando. Pero lo cierto es que en todas las tradiciones se le asocia con algo sagrado o supremo, y es ahí donde radica su importancia más allá de como lo conciba cada quien. El 108 es solo un número simbólico pero muy muy importante.

Luego viene otra pregunta el porque esta dividido en tres partes. Al igual que el número 108, el número 3 a’parece representado en múltiples religiones o tradiciones espirituales. En el Budismo pudiera representar los tres tiempos (presente, pasado y futuro); el cuerpo, palabra y mente (importantes a purificar); los trea venenos (odio, avidez e ignorancia) o las tres joyas (el Buda, el Dharma y la Sangha). En fin, tambien puede tener muchos significados, todos igualmente importantes y trascendentes para todo budista.

A la cuenta mayor del mala se le conoce también como Gurú y representa a la divinidad o el ser supremo. En el caso del Budismo representa a la posibilidad de todo ser sintiente de alcanzar el estado de Buda. Representa también a todos los Budas y por lo tanto a la iluminación misma con todo lo que esta conlleva. El porque no se debe pasar sobre esta cuenta es una muestra de respeto hacía el maestro o Gurú.

El mala se utiliza en el Budismo principalmente para recitar mantras. El llevar un mala para hacerlo garantiza el por lo menos realizar una recitación continua de 100 mantras, es decir, se dice un mantra por cada una de las cuentas del mala. El mantra debe girarse en dirección horaria con los dedos pulgar (que representa la divinidad o el estado del Buda en este caso) y el dedo índice (que representa el ser individual); el hacerlo con estos dedos representa la unión de lo divino con lo individual, o la búsqueda de la budeidad. Al llegar a la cuenta final y para continuar el conteo de mantras, se debe girar el mala de forma que no se pase sobre la cuenta Gurú, y se reinicia de nuevo el conteo. Algunos malas poseen contadores extras entre las cuentas 8 y 9 con aros que sirven para realizar conteos de décimas y centésimas en la recitación de mantras.

El recitar mantras es para evocar determinadas cualidades (determinadas por el mantra mismo) y con ello lograr el despertar o la iluminación. Esto es su principal objetivo, claro está que lograr la iluminación llevará varias vidas, pero los mantras nos llevan a traer a nuestra mente los estados mentales de un Buda e intentar que esta se identifique con ellos y se liberé de lo ilusorio. Importante es decir que se puede recitar cualquier mantra; o en el caso de otras tradiciones espirituales que usen sus propios malas (o rosarios), se puede recitar cualquier oración.

Los materiales tradicionales de los que se ha hecho el mala son la madera (del árbol del Bodhi o donde alcanzó la iluminación el Buda histórico), de sándalo (el más resistente) e incluso de hueso animal o humano (estos son usados solo por personas espiritualmente elevadas por su carga kármica). Aclarando que ni los animales ni los humanos, son asesinados con fines de realizar el mala.  En la actualidad estos también se realizan de diferentes materiales de piedras preciosas con los cuales estos se cree adquieren también las propiedades de dichas piedras.

Como se puede ver el mala es todo MENOS un artículo de joyería más, de lo contrario solo pasaría a incrementar nuestro ego. Con esto no digo que no se debe buscar un mala que nos resulte atractivo, sino que NUNCA hay que olvidar su verdadero significado simbólico (sea budista o no) y sus verdaderos usos. El mala puede convertirse en algo tan sagrado como cada quien lo decida. No me refiero a sagrado como una adoración ciega, sino a sagrado por su representación espiritual.

Así que si tienes un mala úsalo para tu práctica, cuídalo, medita con él, busca te ayude a liberarte; pero sobre todo úsalo como un elemento para tu desarrollo espiritual y personal. Recuerda que NADA, ni el mala mismo tiene el poder para liberarte por si mismo. Hay que quitarnos esa tendencia a colocar y esperar todo en lo externo al ser.  O como escuche hace poco “la iluminación es de quien la trabaja”. El mala como muchos elementos solo son un punto de apoyo para lograrlo, así que cuídalos y valorarlos solo en esa medida; no le pidas que te otorguen algo para lo que no están hechos, sino solo vendrán a ser un punto más de sufrimiento y de la rueda samsárica de la existencia. Al final no importa si traes el mala más caro o el de los “mejores” materiales; lo importante es comprender profundamente su significado y lo que te comprometes al portarlo. 

Sean felices.

Felices fiestas amigos

En esta fecha tan especial les deseo que sus hogares se llenen de paz, amor, salud y armonía. Los invito a hacer de esta fecha no solo una celebración  sino un estado mental; un estado que haga que su vida y la de quienes les rodea sea feliz. Recuerden amigos que el mejor regalo en estas fechas es una sonrisa acompañada de un fuerte abrazo. Aprovechen para decirles a todos aquellos con quienes están lo mucho que los quieren y agradecerles por el simple hecho de ser y estar. Y a los que no están en cuerpo pero si en el recuerdo, dedíquenles unos minutos para recordar los buenos tiempos compartidos y agradecerles por ello. Valoren el hecho de que sin importar como sea su familia, hoy están juntos.

Desde lo más profundo de mi corazón les deseo felices fiestas para ustedes y todos sus seres queridos. Que en lo que crean ilumine su vida y su camino. Y recuerden la palabra “Navidad” significa “nacimiento de la vida para ti”, así que a iniciar un nuevo ciclo.

Sean infinitamente felices… Namasté

Por último algunas frases y un video con una versión diferente.

“Honraré la Navidad en mi corazón y procuraré conservarla durante todo el año” (Charles Dickens)

“Bendita sea la fecha que une a todo el mundo en una conspiración de amor” (Hamilton Wright Mabi)

Inspiración…

Tantas veces como átomos existen
en los miles de millones de universos
así de veces rindo yo saludos reverentes
a todos los Budas de las tres eras,
al Saddharma y a la comunidad excelente.

 Rindo homenaje a todos los recintos
y lugares en los cuales los Bodhisattvas han morado.
Hago profunda reverencia a los maestros
y a todos aquellos que merezcan respetuosa deferencia

El Buda histórico, el despierto, el iluminado; aquel que logra ver la realidad libre de toda ignorancia.

Avalokiteshvara es la manifestación de la compasión hacía todos los seres sintientes. Sostiene la joya de la iluminación; el loto blanco de la pureza en mente, cuerpo y habla; el mala demuestra su capacidad de liberar del Samsara a todos los seres.

Tara Blanca; larga vida, sabiduría y buena fortuna.

Tara Verde; buda femenino de la sabiduría. Sabiduría y protección.

Amitabha, el buda de la luz infinita. Su rojo resplandor representa la palabra iluminada de todos los budas.

El Buda de la medicina; la emanación de la capacidad curativa de todos la iluminación y los seres iluminados.

Maitreya, el amor de todos los budas. Enseña el Dharma, sabiduría en los tres tiempos con disposición a responder a las necesidades.

Manyushri, representa la sabiduría de todos los Budas.

Vajrasattva, la conciencia pura de toda negatividad de los Budas.

Padmasambhava, el Maestro Precioso del Tibet.

“Tu” = “Yo”

El acto de llevar las manos juntas al frente del cuerpo y hacer una ligera o pronunciada inclinación de la cabeza no es un acto de sumisión, sino un acto de profundo respeto. La reverencia que se realiza ante alguien es señal de el profundo respeto que se siente hacía el otro por lo que representa para uno mismo. Este otro no necesariamente tiene que ser alguien conocido como un maestro; sino es un acto que puede generalizarse a todo ser sintiente. En todo caso lo que se valora es la existencia de la persona o ser vivo, un ser que tiene un alto valor por el simple hecho de ser.

El llevar las manos al centro e inclinarse es una expresión de saludo, gratitud, respeto, humildad, reconocimiento y amor. El hecho de tener las manos juntas representa la unión de toda dualidad. Al hacerlo no hay un “tu” y un “yo”; te reconozco como parte de mí mismo a la vez que reconozco tu individualidad y la respeto. Simbólicamente es la conexión de la razón y la intuición; de lo material con lo espiritual, de lo sagrado con lo mundano, de la existencia humana con lo divino, etc.

Significados hay muchos y nombres otros tantos (Namasté, Gassho, etc) pero al final todos ellos tienen un solo fin: el mostrar nuestro profundo respeto hacía el “otro” y reconocernos como parte de él. Al final…todos somos UNO.

Sean felices.

 

El arte de no enfermarse

Si no te quieres enfermar…

…Habla de tus sentimientos.

Emociones y sentimientos que son escondidos, reprimidos, terminan en enfermedades como: gastritis, úlcera, dolores lumbares, dolor en la columna. Con el tiempo, la represión de los sentimientos degenera hasta el cáncer. Entonces, vamos a sincerar, confidenciar, compartir nuestra intimidad, nuestros “secretos”, nuestros errores!… El diálogo, el hablar, la palabra, es un poderoso remedio y una excelente terapia!

…Toma decisiones.

La persona indecisa permanece en duda, en la ansiedad, en la angustia. La indecisión acumula problemas, preocupaciones, agresiones. La historia humana es hecha de decisiones. Para decidir es preciso saber renunciar, saber perder ventajas y valores para ganar otros. Las personas indecisas son víctimas de dolencias nerviosas, gástricas y problemas de la piel.

…Busca soluciones.

Personas negativas no consiguen soluciones y aumentan los problemas. Prefieren la lamentación, la murmuración, el pesimismo. Mejor es encender un fósforo que lamentar la oscuridad. Una abeja es pequeña, pero produce lo más dulce que existe. Somos lo que pensamos. El pensamiento negativo genera energía negativa que se transforma en enfermedad.

…No vivas de apariencias.

Quien esconde la realidad finge, hace poses, quiere siempre dar la impresión de estar bien, quiere mostrarse perfecto, bonachón, etc., está acumulando toneladas de peso… Una estatua de bronce con pies de barro. Nada peor para la salud que vivir de apariencias y fachadas. Son personas con mucho barniz y poca raíz. Su destino es la farmacia, el hospital, el dolor.

…Acéptate.

El rechazo de sí mismo, la ausencia de autoestima, hace que nos volvamos ajenos de nosotros mismos. Ser uno mismo es el núcleo de una vida saludable. Quienes no se aceptan a si mismos, son envidiosos, celosos, imitadores, competitivos, destructivos. Aceptarse, aceptar ser aceptado, aceptar las críticas, es sabiduría, buen sentido y terapia.

…Confía.

Quien no confía, no se comunica, no se abre, no se relaciona, no crea relaciones estables y profundas, no sabe hacer amistades verdaderas. Sin confianza, no hay relacionamiento. La desconfianza es falta de fe en sí, en los otros y en Dios.

…No vivas siempre triste.

El bueno humor, la risa, el reposo, la alegría, recuperan la salud y traen larga vida. La persona alegre tiene el don de alegrar el ambiente donde vive. “El buen humor nos salva de las manos del doctor”. La alegría es salud y terapia.

Palabras del Dr. Drauzio Varella