Meditaciòn

Que es meditar

Imagen titulada Meditate Step 6
Fuente: es.wikihow.com
Fuente: es.wikihow.com

¿Alguna vez se han sentido vagando por su vida? Viendo pasar días, meses e incluso años envueltos en una rutina que hace ver nuestra existencia algo opaca e incluso sin una luz especial que nos invite a vivir presentes en ella.

Si somos un poco más abiertos a nuestras experiencias que el común de la población, lograremos percatarnos de este “proceso de automatización” en el que nos hemos metido; en otros casos -la mayoría- continuaremos por nuestras vidas sintiéndonos vacíos, pobres y faltos de rumbo, como si simplemente “algo” nos llevara a levantarnos día a día sin permitirnos gozar y disfrutar de nuestro existir. Si alguien nos preguntase en este momento ¿cómo estas?, probablemente daríamos alguna respuesta apresurada: bien, mas o menos, pasándola, etc…, pero; ¿realmente sabes como te encuentras hoy?

Creemos conocernos y saber como nos sentimos ya que pasamos 24 horas al día en “contacto” con nuestro ser. Esto suena muy lindo en la teoría y a un nivel racional, pero la realidad es otra. Aunque creamos estar muy conscientes de lo que nos sucede, no lo estamos y un examen mucho más profundo de nosotros mismos, nos lo mostrará rápidamente.

Aquí es donde la práctica de la meditación -en cualquiera de sus formas- nos puede ayudar a entablar una relación más profunda con nosotros mismos y con todo lo que nos rodea.

Con ella podemos llegar a tener mayor noción sobre nuestras sensaciones, pensamientos y sentimientos. Podemos comprender de forma más nítida lo que nos rodea y a quienes nos rodean. A esto le solemos llamar “ser más conscientes”. Esta sería la primer etapa de la conciencia meditativa, una conciencia aún muy limitada aunque no por ello menos benéfica. Después, apoyándonos en esta “conciencia limitada” paulatinamente lograremos tener una conciencia mucho más real de todo, es decir, nuestra conciencia podrá transformarse en una conciencia cada vez más alejada de categorías mentales como los juicios, ideas y pensamientos sobre algo o alguien, permitiéndonos entablar una relación más directa y armónica con todo lo que nos rodea. Esta nueva forma de experimentar y vivir las cosas nos llevarán a la instancia última de la meditación que es el vivir más presentes y atentos de nuestras vidas, a nuestro ser interno

Esta nueva atención nos permitirá ver cualquier situación como es realmente, con su real brillantez u opacidad, es como ver el mundo a través de nuevos ojos y sentir nuevamente que estamos vivos, que vivimos plenamente y disfrutamos cada cosa que pasa, y tal vez nos daremos cuenta que aquello que en algún momento nos parecía tan bueno, no lo era tanto; y que aquello tan malo tampoco lo era.

A partir de este nuevo conocimiento y forma de ver la vida, se puede estimular una forma mucho más creativa de vivir, una donde ya no nos sentiremos presas de cualquier circunstancia, veremos todo más claro y nos daremos cuenta que somos capaces de muchas cosas de las que creíamos. Todo ello gracias a un actuar mucho más armónico con lo que nos rodea.

Observa como hasta ahora no he dado alguna definición particular de meditación. Definir un proceso tan sutil y personal es sumamente complicado. Seamos sinceros, para entender lo que es la meditación es imprescindible practicarla. De lo contrario, cualquier definición que sea leída, carecerá de sentido. Sin la práctica; tal vez lo entenderemos y pensaremos que “suena muy bien”, pero no tendremos una noción completa sobre ella.

Aún así me arriesgaré a compartirles un concepto que he desarrollado con la experiencia de mi práctica:

“la meditación es una practica de autoconocimiento basado en la claridad, tranquilidad y calma mental, que enfatiza el entrenamiento de la concentración y atención, para el desarrollo de la conciencia propia y de lo que nos rodea, cuyo fin último sería lograr una percepción más profunda y real de nuestro mundo”.

Seguramente se preguntaran ¿y como desarrollo esa claridad, tranquilidad y calma?, ¿como entreno la concentración?, ¿de donde viene la atención?, ¿que es eso de “una percepción más profunda y real del mundo”?. La respuesta a estas preguntas y muchas otras que seguramente surgirán, serán dadas en otras entradas. Por ahora les puedo recomendar que si les interesó el tema, busquen en sus espacios algún lugar donde puedan comenzar a practicar y experimentar esta definición.

¡A meditar!

Anuncios