Meditaciòn

Descubre lo que no es meditar

Podría haber comenzado este sitio escribiendo lo que entiendo por “meditación” pero, además de que ello será tema de otra entrada, me parece es mucho más importante iniciar intentando dar un poco de luz sobre aquellas creencias que se tienen sobre el término “meditación”. En Occidente es un término muy utilizado, la realidad es que en la mayoría de los casos se le da un significado lejano al que realmente. Esto ayuda a esparcir conceptos que no hacen más que confundir a aquellos que comienzan a aproximarse al tema.

Entre estos malos entendidos se encuentra el confundir a la meditación con una simple técnica de relajación. Si bien la práctica de la meditación puede llevar a una relajación de la entidad cuerpo-mente; este no es su principal objetivo y eso no debe perderse de vista en cualquiera que comience a practicar la meditación.

Por otro lado habrá quienes piensen que la meditación es entrar en estado de trance y perder contacto con la realidad, enfocándose en cuestiones exclusivamente mentales. Es cierto que ciertos tipos de meditación conllevan a un estado de concentración profunda que puede apoyar esta idea. Pero no por ello lleva a alejarse de la realidad, al contrario, busca expandir la perspectiva con la que se contacta la misma. Es como si se abrieran nuevos ojos que ayudan a ver todo desde otro ángulo.

También se llega a creer que la meditación es algo incomprensible y que solo pocos pueden  practicarla. Es cierto que la meditación no se puede comprender en su totalidad solo de manera teórica o leyendo cientos de libros sobre ella, lo que llevará a cualquiera a conocerla más directamente es la práctica. La práctica es la base de toda su comprensión, ya que como la meditación es un proceso personal y único en cada uno de nosotros, es difícil establecer reglas generales a cumplir. Entonces hemos de entender que la meditación no distingue raza, posición económica, género y mucho menos creencias morales o religiosas; por el contrario es un proceso que cualquiera que apueste por su desarrollo y conocimiento puede practicar, esto la vuelve una herramienta muy poderosa.

Hay quienes piensan que una persona que medita es egoísta, que solo se sienta ahí y se aísla de todo su alrededor. Si bien se sugiere elegir un lugar propicio para meditar, alejado en la medida de lo posible de los distractores; esto no la convierte en una actividad egoísta. Si se trabaja en uno mismo el bienestar y paz que se desarrolla empapará nuestro alrededor, entonces la meditación ya no es egoísta en ningún sentido. Ya que así como logramos trabajar con nosotros mismos y afrontar nuestra realidad interna y externa, lograremos aceptar a quienes nos rodean tal y como son, sin la necesidad de querer cambiarlos y adaptarlos a nuestros moldes, por lo tanto cuando hacemos esto las relaciones que tenemos con las personas que nos rodean mejoraran de una manera inimaginable.

Estos son sólo algunas ideas que pueden confundir o desvirtuar el tema de la meditación. Seguro no son los únicos, pero mi intención es llevarlos a cuestionarse lo que saben y por supuesto, generar en ustedes la inquietud de descubrir esa práctica que lleva más de 2,000 años en el mundo. ¿Se animan?

Sean felices…

Anuncios
Uncategorized

BIENVENIDOS

A partir de este día iremos publicando periódicamente entradas sobre temas relacionados con la salud física, mental y emocional, siempre basadas en experiencias personales.

El fin de este sitio es no sólo compartir, sino brindar a ustedes un espacio en el cual puedan encontrar algunas herramientas que les ayuden a transitar el complejo sendero del desarrollo personal.

Sean felices y bienvenidos.