¿ Quien fue Buda ?

Estándar
Buda Gautama

Buda Gautama

Muchas personas alrededor del mundo al escuchar la palabra Buda de inmediato viene a su mente aquel personaje gordo y sonriente que se encuentra en muchas tiendas chinas y/o restaurantes. Si bien este personaje representa un monje budista chino importante, no es la figura al que los millones de budistas en el mundo reconocen como Buda.

Siddharta Gautama, el que despúes sería conocido como Buda, fue un príncipe que nació en  Lumbini,  en el reino de Kapilavatthu, una aldea del Terai que está a los pies de los montes Himalayas,  lo que hoy es conocido como  Nepal. Su padre Suddhodana -el rey de los Sakyas- era un sujeto con inmensa riqueza y muchas propiedades, entre las cuales destacaban sus palacios. Su madre Maya Devi, era una de las muchas esposas que el rey tenía -recordemos que en aquella parte del mundo la poligamía es muy común hasta nuestros días-.

Se cuenta que al nacer, el pequeño Siddharta fue visitado por el brahman Asita, un asceta de respetado por su gran sabiduría. Al ver al pequeño, Asita no hizo más que comenzar a llorar; al ver esto sus padres -especialmente su madre- preguntó porque lo hacía. Asita respondió que lloraba porque este pequeño se iba a convertir en una gran persona, que iba a ser muy influyente en el mundo y que el por su edad no podría ver sus logros y alcances. Asita también comentó que el niño se podía convertir en un gran lider espiritual o en un gran gobernante, no es difícil imaginar que viniendo de un rey su padre dedició encaminar su vida al gobierno, para que un día fuera igual que él. Leyendas dicen que la madre de Siddharta, fue fecundada por un elefante que bajo del cielo y entró a ella por su costado derecho; cierto día salió junto con sus sirvientas al bosque y comenzó a sentir los dolores de parto. Se comenta se inclinó sobre un arbol y de su costado nació Siddharta, al salir se puso de pie y comenzó a caminar, al hacerlo, de cada paso brotaban flores de Loto y llovían petalo. Siddharta se detuvo levanto su brazo y dedo índice y dijo ” este ha sido mi último nacimiento, triunfaré sobre la cadena de nacimiento y muerte”. Hay que recordar que esto no es más que una de muchas leyendas – como alguna que se mencionaran posteriormente -que le dan mucho sabor al nacimiento y vida de Gautama.

Total, a Siddharta se le brindaba una vida de rey, tenía un palacio para cada época del año, poseía riquezas, hermosas mujeres al por mayor y sirvientes, vivía rodeado de gente físicamente hermosa y que lo respetaban, imaginen; !! era la vida perfecta ¡¡, al menos eso creía. Esta vida tan “perfecta” no era más que un espejísmo; su padre para alejarlo de la tendencia innata que Asita mencionó poseía para desarrollar su lado espiritual, pensó que lo mejor sería alejarlo totalmente de todo aquello que representará el sufrimiento de la vida, por ello ordenó que solo hubiera gente hermosa y joven en el palacio, claro a excepción de él. Los años de niñez y juventud de Siddharta transcurrieron de manera tradicional para un príncipe, lleno de excesos, con la capacidad de satisfacer cualqueir deseo que se le presentara y alejado de toda vida espiritual.

Cierto día Siddharta comenzó a sentir curiosidad sobre como sería el reino de su padre más alla de las murallas del palacio – era ya un joven y nunca había salido al mundo exterior -, y entonces se dirigió a su padre para pedirle lo dejará conocer a la que en un futuro se convertiria en su gente. Su padre  intento convencerlo de que no era necesario salir, que fuera de las paredes no exisitía nada extraordinario, que solo era más de lo mismo que veía en el palacio. Siddharta no fue convencido, y entonces su padre lo “dejo salir” sin antes ordenar a sus sirvientes y soldados que debían retirar a todo aquello que pudiera herir la conciencia frágil del príncipe, es decir, todo aquello que representara el sufrimiento humano.

Llegó el día de la salida de Siddharta, todo parecía perfecto. Al abrirse las puertas del palacio Siddharta no observó más que jubilo y festejos, fue reibidio como el futuro rey, todos lo victoreaban. Siddharta salió en compañia de Channa, su sirviente personal el cual lo debía “acompañar” a lo largo de su viaje y “explicarle” todo lo que observaba, podemos imaginar como el padre pretendía fueran ese “acompañamiento” y esas “explicaciones”.

Todos los arreglos que su padre realizó fracasar0n. Siddharta mientras avanzaba por su desfile, de pronto logró observar entre la multitud a un anciano y observó también como los soldados de su padre se lo llevaban. Al ver esto preguntó a Channa que era aquello que había observado, a lo cual Channa respondió “que eso era la vejez, y que nadie podía escapar de ella; incluso él y sus padres”; esto fue el primer golpe a Siddharta, el cual sintió como en su interior se despertaba algo que lo impulso a bajar de su elefante y seguir por el camino donde observó a aquel anciano. Channa bajó junto con él, despúes de todo debía seguirlo a todos lados.

Siddharta continuó su andar, y entonces observó lo que se convertiría en un segundo revés para él. En una choza observó a un hombre muy enfermo con aspecto sumamente demacrado; Siddharta preguntó a Channa que era aquello que él veía, Channa respondió “eso es la enfermedad y nadie a lo largo de su vida puede librarse de ella, incluso usted y sus padres”, Siddharta por primera vez en su vida sentía dolor y compasión por los demás. Siddharta continuó su andar y se enfrentaría con el último y mayor impacto al observar como era quemado el cuerpo de un hombre, Siddharta preungtó que era eso, que porque lo quemaban, Channa dijo “eso es la muerte, es el final al que todos algún día llegaremos incluso usted y su padre”. Siddharta quedó conmovido por aquellas imagenes, como era posible que en su mundo  nunca hubiera visto nada de eso y que pudiera gente que padeciera todas estas cosas. Esto llevó a Siddharta a tomar la decisión de abandonar toda vida de lujo y dejar el palacio para enfrentarse a la realidad y ayudar a liberarse a los demás del sufrimiento.

Su padre al conocer esto ordenó que fuera reforzada la vgilancia del palacio y que no se permitiera a Siddharta salir del palacio. Comenta una leyenda que la noche en que Siddharta escapó del palacio, una densa niebla cayó sobre él y durmio a todos; menos a Channa y a su caballo. Entonces aprovechando esto Siddharta de 29 años, se despidió de su esposa e hijo – si ya era casado y con un hijo – y se fue junto a su fiel sirviente Channa.

En el camino Siddharta se bajó del caballo, y decidió seguir caminando y entonces fue ahí cuando Channa le dijo que él no podía seguir, que hasta ahí llegaba y le deseo buena suerte en su nueva vida. Siddharta continuó solo y entonces encontró a diversos maestros de los cuales aprendió la meditación y logró experimentar altos grados de conciencia. Siddharta buscaba la forma de liberarse del sufrimiento a través de la union con el “creador” y para ello probó muchas técnicas, sin que ninguna de ellas le dejará satisfecho. Entonces al observar a algunos ascetas, pensó “claro, la única manera de liberarme de todo esto es dejando de lado cualquier deseo y apego, entonces dejaré de comer y de beber; así pondré a prueba a mi mundo sensorial”. Siddharta llevo a tal grado su ascetismo que casi muere, entonces se comenta que Siddharta en el momento justo antes de morir por su falta de alimento y agua, escucho la plática entre una niña y su maestro que le enseñaba a tocar la Citara, el maestro comentaba “que si una cuerda esta muy floja no suena, pero si esta se encuentra muy tensa se rompe, la cuerda debe estar en su justa tensión para que pueda dar música y armonía”; en ese momento Siddharta comprendió el camino medio, que tanto el ascetismo extremo como la vida de placeres del palacio eran dos extremos y que la verdad se hallaría en el justo medio; ni placeres exacerbados ni ascetismo extremo, todo en su justa medida. Entonces decidió dejar de buscar la liberación en cualquier medio externo y adentrarse en sí mismo. Comenta otra leyenda que Siddharta se acercó al río a beber agua y que en ese momento una niña lo observó, tenía un aspecto tan malo que ella lo confundió con un demonio y decidió darle de comer algo para que la dejara en paz; Siddharta bebió agua y comío, sus discipulos ascetas lo observaron  y entonces le dijeron que se había dado por vencido y se alejaron.

Siddharta corto sus cabello y se envolvió en una manta; continuo su caminar hasta Bodhgaya, un pueblo de la India y ahí se colocó debajo del arbol bodhi, hoy conocido como el árbol de la sabiduría. Siddharta decidió sentarse debajo de él a meditar y no detenerse hasta lograr la Iluminación, es decir, la liberación del sufrimiento. En esta etapa es donde viene una de las más maravillosas leyendas que hayan sido contadas.

Se dice que Siddharta se encontraba sentado y que entonces Mala, aquel que representa a todas aquellas cosas que evitan al ser humano a llegar a la iluminación; lo observó en meditación y decidio hacer hasta lo imposible por evitar su Iluminación. Mala entonces envió a sus hijas, todas ellas hermosas y seductoras para distraer a Siddharta de su misión, pero ellas no hicieron más que fracasar y mostrar su respeto ante el temple de el príncipe. Mala al observar esto decidio enviar a un ejercito que atacaría a Siddharta con flechas de fuego para lograr su distracción, este ejercito se apareció frente a Siddharta y comenzó a atacarlo con miles de flechas las cuales al llegar cerca de Siddharta no hacían más que convertirse en pelatos de flores y caer suavemente sobre él. Esto enfureció a Mala y entonces decidió aparecer él mismo frente a Siddharta, pero pareciendo su propia imagen a manera de espejo. Al hacerlo Mala cuestionó a Siddharta sobre sus razones para buscar la liberación e intento crear una duda lógica en él; Siddharta logro librar todos sus engaños y entonces alcanzó la Iluminación, la liberación del sufrimiento; es decir, se convirtió en Buda, lo que significa “despierto o iluminado”.

Representación del ataque de Mala a Siddharta

Representación del ataque de Mala a Siddharta

Buda, continuo en meditación por unos días más hasta que logró la comprensión correcta de lo que había sucedido en su Iluminación. Se dice logró observar sus vidas y muertes pasadas y se le mostró la forma en que se puede lograr la liberación del sufrimiento. De esta parte es de donde surge lo que es conocido dentro del Budismo como el Dharma, que no es otra cosa que las enseñanzas de Buda obtenidas por medio de la meditación. Dentro de estas enseñanzas se encuentran lo que se conoce como la Cuatro Nobles Verdades y el Noble Sendero Óctuple, que es el camino para la liberación del sufrimiento.

Buda murió a los 80 años y alcanzó el Paranirvana, que es el estado final de liberación total de este mundo. Antes de morir Buda menciono el Paranirvana Sutra y explicó los puntos de sus enseñanzas que creía no habían sido bien comprendidos.

La historia de Buda parece íncreible y para muchos de nosotros talvez resulte lejana, digo casi nadie ahora vive en un palacio con todas las riquezas del mundo y con la capacidad de satisfacer todos sus deseos y aunque así fuera seguramente no nos sentiríamos plenos. Las enseñanzas de Buda nos invitan a ir más alla de la superficialidad de la vida, mucho más manifiesta en la vida actual. Nos invitan a conocernos más profundamente y lograr un entendimiento real de nosotros mismos, de quienes nos rodean y por último de todo nuestro entorno. Podemos o no creer en ello, pero basta dar una vuelta por nuestras vidas para observar que es cierto, el mismo Buda mencionaba que no debían ser creídas sus palabras como dogmas, sino que debían ser experimentados en la propia vida para lograr un entendimiento real de sus enseñanzas. En resúmen, cualquier persona que apueste por este camino logrará convertirse en Buda, Siddharta simplemente es un ejemplo de a donde nos puede llevar nuestro pontencial.

Hoy escuche una frase que creo queda excelente para despedirme y cerrar este post:

” el que no encuentra la satisfacción consigo mismo… en vano busca la satisfacción en cualquier parte”

Si alguien se encuentra interesado en obtener información más detallada de la vida de Siddharta les recomendamos el sencillo libro “Buda para todos” de la editoria Paidós y de los autores Jane Hope y Borin Van Loon; este es un libro muy al estilo de Rius, con muchas ilustraciones que nos muestra claramente la vida de Siddharta, sus enseñanzas y el desarrollo del Budismo en el mundo. Para aquellos que el leer no es lo suyo, recomendamos ampliamente la pelicula “El Pequeño Buda”  de Bernardo Bertolucci, una cinta que muestra la vida de Siddharta Gautama, desde su nacimiento hasta su liberación de una manera magistral, con representaciones bellísimas de las leyendas que enriquecen la vida de Buda.

Buen día.

About these ads

Acerca de Medita Vive

Este busca ser un espacio en donde cualquier persona interesada en la salud integral pueda encontrar información útil y veraz que contribuya a mantener la búsqueda constante del equilibrio personal al comprender que la mente, el cuerpo y el espíritu son uno mismo. La dualidad es una mera ilusión y la unidad es la verdadera esencia en todo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s